Desde el Gobierno de la Ciudad aducen "falta de tiempo" a la posibilidad de hacerse cargo de la red a partir de diciembre. Esta semana presentarán una contrapropuesta, desarrollada en conjunto entre los ministros Néstor Grindetti y Rodríguez Larreta, que plantearía pedir a Nación subsidios compartidos por dos años.

El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, confirmó hoy que para la administración macrista “es muy complicado” hacerse cargo de los subtes a partir del 1 de diciembre, tal la iniciativa del gobierno nacional. Ratificó que “entre el lunes y martes” el Ejecutivo capitalino hará una “contrapropuesta” a la Casa Rosada.

“Queremos y creemos que el subte tiene que ser de la Ciudad, pero es tanto lo que hay que analizar que no creemos que sea posible” el traspaso en la fecha pensada por la Nación, destacó.

En declaraciones radiales, el funcionario señaló que, desde el gobierno de Mauricio Macri, “estamos analizando la propuesta y dijimos (a los funcionarios nacionales) que lunes o martes iban a tener una contrapropuesta”. Sin embargo, insistió: “Anticipamos que nos parece complicado poder avanzar en una transferencia para la fecha que está proponiendo el gobierno nacional”.

El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, consideró ayer “una muy buena oferta” la que el jueves la Nación le hizo al gobierno porteño para transferirle la red de subterráneos a partir del 1 de diciembre. La iniciativa de traspaso incluye la cesión de todos los activos y el pago por 12 meses de 50 por ciento del subsidio que actualmente realiza el Estado.

Schiavi destacó que “es un esfuerzo importante del gobierno nacional, porque la transferencia incluye todos los activos que la Nación invirtió en el subterráneo más la finalización a título gratuito de las obras de la línea E y la señalización de la A”.

Esta mañana, Grindetti insistió en que “es imposible pensar” en la transferencia del subte antes de fin de año “con todas las aristas que tiene” una negociación de estas características.

En tal sentido, detalló que el traspaso “tiene que ver con el tema tarifario, subsidios, el tema técnico, el análisis del contrato de concesión que encabeza una empresa privada y las inversiones que está haciendo el gobierno nacional”.

Consultado sobre cuál sería el costo del viaje que tendría que pagar el usuario a partir de los cambios propuestos, el funcionario evitó arriesgar una cifra. “Este es uno de los temas que hay que analizar con mucho cuidado porque tiene que ver con la tarifa y con el presupuesto de la Ciudad”, señaló.

El ministro advirtió que “hoy el presupuesto de la Ciudad, que está presentado desde el 30 de setiembre en la Legislatura, ya tiene tratamiento parlamentario y para modificarlo, si hubiera que modificarlo con un subsidio, amerita ir nuevamente al cuerpo y volver a conversar con los legisladores”. “Nosotros no tenemos superpoderes, cualquier modificación de esas características obliga a una nueva discusión en la Legislatura”, remarcó.

Al insistírsele en preguntar sobre el futuro costo del viaje para el ciudadano, Grindetti continuó en su postura de reserva: “Es muy difícil tener un valor sin un diagnóstico de la situación”.

“Porque, además, hay que analizarlo en un contexto general de la problemática del transporte en el área metropolitana. Acá no es solamente la cuestión del subte sino también la cuestión de los ómnibus, que tiene que ver el equilibrio de todo el sistema de transporte”, destacó.

Comentarios