El Gobierno busca reducir las tarifas para los sectores de bajos recursos

El Gobierno nacional estudia varios proyectos para incentivar el consumo hacia fin de año. Entre ellos, figura una reducción en las tarifas del transporte para los sectores de bajos recursos. Sin embargo, es necesario que se implemente el SUBE en su totalidad.

El Gobierno nacional estudia varios proyectos para incentivar el consumo en la última parte del año, sobre todo en proximidad de la Navidad.  Según el diario La Nación, las medidas en consideración de funcionarios nacionales involucran varios frentes: elevar el importe que perciben los beneficiarios de las cooperativas de trabajo creadas el año pasado en el marco del plan Argentina Trabaja hasta equipararlas con el salario mínimo, hoy de 1740 pesos; instrumentar un nuevo plan de obras públicas e incentivar la entrega de netbooks a estudiantes. 

Otro sector que el Gobierno busca reformar es el de los multimillonarios subsidios al transporte, cuya eficiencia y transparencia se encuentra bajo fuertes cuestionamientos desde hace años.  De acuerdo al matutino, el ex presidente Néstor Kirchner le habría adelantado este particular a un intendente del Conurbano.  Los cambios en mente dependen, sin embargo, de la total implementación del sistema SUBE.  Gracias a que las tarjetas son individuales e intransferibles, el Estado podrá entregar el subsidio directamente al usuario tras cruzar las bases de datos de ANSeS y la generada por el propio sistema, que se espera entregue la matriz de viajes que realiza cada pasajero que utilice el boleto electrónico para abonar las tarifas del transporte público.

El objetivo principal de este rediseño de los subsidios es que se pueda identificar a las personas de bajos recursos y/o que realicen varios transbordos para llegar a destino para poder depositarles el subsidio directamente en la cuenta SUBE en lugar de que el dinero vaya a las arcas de las empresas, punto fuertemente cuestionado del actual esquema diseñado por Ricardo Jaime en 2003.  Para que esto sea posible, en las próximas semanas se firmará un convenio entre la Secretaría de Transporte y la ANSeS para realizar el cruce de bases de datos para determinar los beneficiarios de las nuevas tarifas diferenciadas que, según la información con la que se cuenta hasta el momento, serán menores a las que se pagan en la actualidad.  Se espera que los principales destinatarios serán, en una primera instancia, jubilados y receptores de la Asignación Universal por Hijo.  El resto de los usuarios pasaría a abonar la tarifa plena en los medios de transporte. 

No obstante, para que esto sea posible es imperativo que se finalice la instalación de las lectoras, retrograbadoras y validadoras del sistema SUBE, además de la puesta en marcha del back office (infraestructura informática que controlará las transacciones realizadas en el sistema).  Hasta el momento, desde el Gobierno no se han divulgado fechas estimativas para la realización de cada uno de los pasos que requiere la implementación del nuevo esquema tarifario.

Comentarios