El legislador de la Coalición Cívica formuló duras críticas a lo actuado por el macrismo en el area del Subte. "Por cada año de parálisis, se pierden tres en arreglar los deterioros", dijo en referencia a la parálisis que afectó las obras en 2009.

El legislador Sergio Abrevaya, miembro de la Comisión de Transportes de la Legislatura, formuló duras declaraciones respecto a lo hecho por el macrismo en el ámbito del Subte.  En declaraciones a la agencia estatal Télam, Abrevaya citó una frase que pronunciara el ex presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Jorge Irigoin, cuando se discutió el presupuesto para las obras a fines de 2008.  “Cuando en el año 2008 discutimos el presupuesto para el 2009 cité a Irigoin y le pregunté cuanta plata necesitaba. Y él me contestó que `lo mejor, para empezar a hablar de (la línea) G y de la I, es 900 millones; lo óptimo sin hablar de la I, son 700 millones, pero no me dejen con menos de 400 porque si lo hacen no puedo seguir con lo que tengo en marcha`”.  “Entonces yo le pregunté (a Irigoin): `Si se paran las obras, ¿qué es lo que pasa?”, recordó el diputado. “Y él me contestó `Que lo que ahora te sale cien, dentro de dos años te sale 250. Y el tiempo que perdés para retomar la obra por los deterioros, si parás un año, son casi tres años`”.

Esa temida situación de parálisis se produjo a principios de 2009, cuando Mauricio Macri reasignó el 75% de los fondos presupuestarios para el Subte a otras áreas.   “Macri se gastó la plata en otras cosas.  Por ejemplo le pagó a Armstrong y a Siemens multas que no tenía por qué pagarles. A Armstromg le pagó una multa de 12 palos. Y después le adelantó 75 millones a Roggio y a Dycasa.  Y a las obras, en el 2009, las mandó al piso”.  Tal como informó enelSubte.com en reiteradas oportunidades en aquel entonces, SBASE estuvo a punto de disolverse en medio de la parálisis de las obras y el ingreso de empleados contratados que llegó a duplicar el plantel de la compañía.

Línea H

Abrevaya dijo que quería ser justo con Macri, y que aunque el único tramo genuino que construyó su gobierno fueron los 300 metros de la línea “H” a partir de la avenida Caseros, ésta “era una obra que había que hacerla, un tema a resolver, y eso insumió una parte importante del presupuesto de 2008. Fue una obra cara, y en su retraso hubo responsabilidades de los gobiernos anteriores”.

Recordó que esta obra fue diseñada por el ingeniero Nicolás Gallo en tiempos en que el jefe de Gobierno era Fernando De la Rúa, y que su proyecto original era que, al llegar a la altura de la avenida las formaciones emergieran a la superficie, ya que se sabía que debajo había una napa de agua.  “Gallo fue a una audiencia pública (en el Centro Cultural General San Martín) con 900 vecinos de los cuáles 300 se anotaron para hablar. Ahí le dijeron claramente `No queremos que hagas el subte por arriba a partir de Caseros y queremos que empieces por el sur`. Por lo que hubo que replantear las cosas y planificar una obra más cara”, rememoró.  Después, dijo Abrevaya, Macri resolvió el problema a su manera: “contrató a la empresa de (Angelo) Calcaterra, su primo, y le pagó una fortuna”.

Comentarios