Disminución de servicios en la línea D

Según informaron Metrodelegados, se pasó de 21 a 19 trenes en horario pico. Es por la transferencia de más coches Materfer a la línea A para suplir la falta de flota.

Los usuarios de la línea D ya están comenzando a sentir los efectos de la reducción de flota en la línea que comunica las terminales de Catedral y Congreso de Tucumán. Una de las líneas que más pasajeros transporta viene acumulando tiempos de espera cada vez más alto en función de la reasignación de coches planteada. 

En diálogo con este medio delegados de AGTSyP confirmaron que en la línea D se pasó de un diagrama que contemplaba 53 parejas a uno de 49, reduciéndose el déficit de parejas de 13 a sólo nueve. En hora pico se pasó de 21 a 19 trenes circulando.

Según pudo saber enelSubte.com varias formaciones Fiat Materfer fueron sacadas de servicio de la línea D y llevadas al Taller Polvorín para practicarles tareas de mantenimiento, limpieza y pintura. Tras cumplirlas, serán puestos en servicio en la línea A como refuerzo para la exigua flota con la que cuenta la línea decana del Subte porteño.

La reapertura de la línea A, a inicios de marzo, decidió hacerse con apenas 11 trenes (nueve CNR y dos Materfer), una flota a todas luces muy insuficiente para un trazado de la extensión y el volumen de pasajeros que mueve la línea que une Plaza de Mayo con Carabobo. Pronto los habituales pasajeros de la misma comenzaron a notar las aglomeraciones en los andenes y la incomodidad de las condiciones de viaje en hora pico. Con el correr de los días la situación mejoró gracias a la incorporación de tres formaciones Materfer que se sumaron a las dos que ya corrían, pero la flota de 14 trenes (nueve CNR y cinco Materfer) es aún inferior a las 18 formaciones con las que contaba la línea A antes de la partida de los centenarios La Brugeoise.

La incorporación de más equipos Materfer permitirá solucionar de manera provisoria problemas puntuales de frecuencia, al menos hasta que comiencen a llegar al país los primeros embarques de los restantes 21 trenes que SBASE licitó para la línea A, cuya recepción se espera en principio para inicios de 2015. No obstante, las mejoras en la A serán a costas de los pasajeros de la D, donde el material rodante retirado será reemplazado por absolutamente nada.

Comentarios