Dietrich: el camión será “la columna vertebral” del transporte de cargas

El ministro de Transporte dijo frente a empresarios cargueros que "nunca el ferrocarril va a poder reemplazar lo que moviliza el transporte carretero", caracterizando de "central", "estratégico" y "columna vertebral" al transporte por camión. Mientras tanto, el gobierno sigue sin anunciar un plan para los ferrocarriles.

El Ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, lanzó este miércoles polémicas afirmaciones relativas al transporte de cargas, elogiando las capacidades del transporte automotor, que fueron recogidas por la agencia oficial Télam.

Ante el Consejo Federal de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas, el funcionario expresó que el crecimiento del camión será “central” en el transporte de carga, destacando que ese modo “es una parte estratégica” y es “la columna vertebral” para mejorar la competitividad del transporte de cargas.

Tras recordar que el 95% del volumen de cargas de la Argentina se transporta mediante camiones y sólo el 3,4% lo hace mediante trenes, dijo que “nunca el ferrocarril va a poder reemplazar lo que moviliza el transporte carretero”. En ese sentido, planteó la necesidad de renovar la infraestructura vial para posicionar mejor a la Argentina en lo relativo a la competitividad del transporte, anunciando inversiones por 200 mil millones de pesos en rutas y autopistas.

Las apreciaciones de Dietrich están en línea con el discurso del presidente ante la Asamblea Legislativa el pasado 1° de marzo, donde la única alusión a los ferrocarriles fue para mencionar que “funcionan mal o no funcionan”, y de la política de preeminencia del Metrobús sobre el Subte impulsada por su propia gestión en la Ciudad de Buenos Aires. Casualmente, su llegada a la Subsecretaría de Transporte del GCBA, a fines de 2009, coincidió con el abandono de los planes de extensión del Subte y el fomento del Metrobús como solución todoterreno.

En ese contexto, el remate y desafectación de Empalme Norte –y su apertura al mercado inmobiliario– está lejos de constituir un hecho aislado, sino que es representativo de la mirada del nuevo gobierno sobre el transporte.

Comentarios