Dietrich descarta que se construya un tren al Aeropuerto de Ezeiza

El ministro de Transporte dijo que la demanda de viajes al aeropuerto de Ezeiza no justifica la inversión en un ferrocarril de pasajeros y planteó una disyuntiva: "Tren de cargas o tren a Ezeiza". El difícil acceso mediante transporte público y los proyectos en danza.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, descartó que se vaya a construir un ferrocarril al Aeropuerto Internacional de Ezeiza alegando escasez de demanda.

“Hay un error conceptual […] Ezeiza mueve 10 mil pasajeros diarios […] hoy por hoy nuestros aeropuertos son chicos”, dijo el funcionario en el programa A Dos Voces de la señal de noticias TN. Y planteó una disyuntiva: “Tenemos que priorizar y elegir, el tren de cargas o el tren a Ezeiza“.

El acceso en transporte público al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, situado a más de 30 kilómetros del centro de la ciudad, ha sido históricamente un problema. La única manera de llegar allí es mediante transporte automotor particular, taxis y remises, ómnibus charter y unas pocas líneas de colectivo regulares.

Esta distribución modal “fortalece una accesibilidad segregada con elevados costos”, de acuerdo con un trabajo de Maximiliano Velázquez, quien también plantea la necesidad de correr el eje de la discusión, no sólamente teniendo en cuenta a los pasajeros de las terminales aéreas sino a “los miles de usuarios trabajadores potenciales” que podrían verse beneficiados con la construcción de una línea ferroviaria.

Proyectos para construir una línea de ferrocarril a Ezeiza no han faltado en los últimos años. Uno de esos proyectos contemplaba la posibilidad de extender la actual traza de la línea E para llegar al aeropuerto, una iniciativa que –según se calculaba en 2011, cuando se presentó– demandaría la inversión de unos 1500 millones de dólares, un costo que bien podría juzgarse como demasiado elevado.

Otras iniciativas más económicas para alcanzar el aeropuerto se han propuesto en base a la extensión de las líneas ferroviarias que llegan a su área de influencia.

Dos propuestas se basan en extender la línea Roca (que llega al centro de Ezeiza y cuenta con la ventaja de estar electrificada) a través de la traza en desuso del ramal G3 del Ferrocarril Belgrano o bien a través de un nuevo desvío a construir entre las estaciones El Jagüel y Ezeiza. En ambos casos se trata de propuestas que insumirían la construcción de un máximo de 8 kilómetros de vías. La prevista integración de la línea Roca a la RER sería auspiciosa para estos proyectos, ya que se podría alcanzar el Aeropuerto mediante servicios expresos desde la estación central Obelisco.

Otras iniciativas proponen alcanzar el aeropuerto con ramales de trocha angosta, extendiendo la línea Belgrano Sur, que no está electrificada. Una de ellas también propone reutilizar la traza del desactivado ramal G3, que pasa por detrás del aeródromo.

Comentarios