El ex legislador porteño y referente del Partido Social, Facundo Di Filippo, abogó por la "valentía, independencia respecto del Poder Ejecutivo, aplicación del derecho y, por qué no, algo de sentido común". El Partido Social es autor de uno de los tres recursos de amparo que buscan impedir el cierre de la línea A.

El ex diputado porteño Facundo Di Filippo se refirió hoy a la situación judicial en que se encuentra el amparo que presentó el lunes 7 de enero en representación del Partido Social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Exp. Nº A8-2013/0), y que se encuentra en análisis -junto con un escrito presentado por la diputada María José Lubertino y otro amparo iniciado por el legislador Alejandro Bodart- en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 7 de la Ciudad, a cargo de la jueza Lidia Lago, y, al respecto, argumentó: “La doctora Lago debe optar entre la aparente comodidad de no obstaculizar el accionar perverso del poder de turno y la dignidad de ejercer su cargo haciendo cumplir el derecho y defendiendo las necesidades de millones de usuarios. Para resolver esa disyuntiva no se necesita ni más ni menos que valentía, independencia respecto del Poder Ejecutivo, aplicación del derecho y, por qué no, algo de sentido común”.
 
A su vez, el ex legislador señaló: “Presentamos una demanda con 43 páginas de fundamentos que explican, sin dejar lugar a dudas, que no existe ninguna razón técnica que fundamente la suspensión del servicio, por lo que la decisión en tal sentido del gobierno de la Ciudad es irrazonable, desproporcionada y, por ende, contraria al derecho”.
 
Di Filippo agregó que “esta decisión afecta gravemente los derechos de los usuarios del subte -entre los que me encuentro-, y tiene como único objetivo que las escasas obras que se pretenden realizar ganen visibilidad ante la opinión pública en un año electoral. Es patético que las políticas de movilidad urbana no las diseñen los/as funcionarios/as técnicos/as del área, sino un asesor de imagen como Durán Barba”.

Comentarios