Un inconveniente en el sistema de señales produjo la interrupción total de la línea. Algunos pasajeros, furiosos, se enfrentaron verbalmente con una conductora. Hubo tensión en la estación Callao.

Esta mañana la línea B debió ser interrumpida totalmente debido a un problema en el sistema automático de señales ATP. Por motivos que aún se desconocen, sobre los cuales están trabajando los técnicos de la línea, los semáforos digitales cambiaban de estado rojo a verde de manera intermitente. El problema aparentemente se habría originado en el tramo 1 de señales, entre las estaciones Callao y Leandro N. Alem.

Las intermitencias obligaron a detener los coches en las estaciones, ante la imposibilidad de circular en esas condiciones, e interrumpir la línea totalmente con una duración prolongada. Recién se pudo restablecer el servicio este mediodía, luego de varias horas de interrupción.

El mal humor entre los pasajeros fue generalizado, pero sólo se registró un hecho aislado de violencia verbal en la estación Callao, donde al anunciarse la interrupción de la línea desde el Puesto Central de Operaciones (PCO) un grupo de pasajeros se acercó hasta la cabina del motorman e increpó a la conductora, acusando a ella y otros trabajadores de estar realizando paros sorpresivos. Los pasajeros se tranquilizaron y abandonaron las estaciones cuando desde el puesto de control de la línea se informaron los hechos reales de la suspensión.

Hasta el momento se desconocen comunicados oficiales tanto de Metrovías como de los delegados, ya que ni los principales medios han informado de este desperfecto que afectó desde temprano a una de las líneas que mayor cantidad de pasajeros transporta.

Comentarios