Nuevamente se utiliza la falta de mantenimiento como argumento en internas gremiales. Desmienten declaraciones técnicas de ex delegado en relación a las puertas de los trenes de la línea A.

Hace instantes, uno de los trabajadores en paro de la línea A realizó un improvisado discurso en la estación Primera Junta tras el intento fallido de Metrovías por poner en marcha una formación rumbo a Plaza de Mayo. En su alocución, el huelguista dijo que los coches de la línea A tienen sus acoples “con mucho juego” y que “las puertas pueden abrirse durante la marcha”.

Inmediatamente la vocera de Metrovías, Lucila Maldonado, salió a refutar los dichos de este señor.  Indicó que los trenes de la línea A reciben mantenimiento general a diario en el taller Polvorín, ubicado en el barrio de Caballito. Allí, se les reemplazan las piezas averiadas o gastadas, como los acoples y mangueras que fueron reemplazados hace pocos meses. Este medio pudo advertir, incluso, una gran cantidad de mangueras de acople viejas apiladas en la punta del andén sur de Primera Junta, listas para su descarte. Además, Maldonado indicó que los trenes Brugeoise reciben mantenimiento profundo cada veinte días en Polvorín, hecho que también pudo ser comprobado por este medio, lo que les permite “seguir andando tras casi 96 años de servicio”.

Una vez más los ex delegados utilizan argumentos como la falta de mantenimiento y cuestionan subsidios a Metrovías para lograr objetivos sindicales.  No advierten siquiera que aquel que tomó el megáfono en Primera Junta para denunciar estos hechos que aqui se refutan no sabe que las puertas de los coches La Brugeoise no pueden abrirse durante la marcha del tren: estas permanecen fuertemente cerradas gracias a un poderoso pistón neumático ubicado debajo del marco de cada puerta, por lo que es imposible que sean abiertas por los pasajeros, y menos en forma involuntaria, sin que el guarda destrabe antes el mecanismo.

La política de subsidios, el sistema de concesión y la irregularidad en el mantenimiento son temas cuestionables que este medio pone en discusión en cada oportunidad, pero es inadmisible que se utilicen temas tan delicados como la falta de mantenimiento para conseguir objetivos gremiales, y menos aun cuando se pretende engañar a la opinión pública vociferando información que a todas luces es falsa.

Comentarios