Expertos en transporte formularon objeciones a la construcción de dicho medio de transporte en Rosario. Señalaron que el tendido de redes tranviarias, como la que quiere hacer el municipio, es la solución correcta.

Expertos que participaron en la Conferencia sobre Transporte Sustentable, Calidad del Aire y Cambio Climático, realizada en Rosario hasta el 13 del corriente, indicaron que si bien la construcción de un subterráneo en Rosario es viable, no es la solución apropiada para implementar en el mediano plazo en la ciudad santafecina.  “Un tranvía sería adecuado”, consideró en declaraciones al diario La Capital la gerente de Planeamiento Estratégico y Control de Gestión de Metrovías, Ester Litovsky, quien ligó la oportunidad de su construcción a la actual demanda de usuarios rosarinos.

En su exposición sobre “El funcionamiento de los subtes y trenes en Argentina”, Litovsky dijo que “los modos guiados (subtes, tranvías y ferrocarriles suburbanos) deben constituirse en pilares de las reformas de transporte público en las ciudades medianas y grandes, ya que presentan amplias ventajas para cumplir con los objetivos del nuevo paradigma, mejorar la movilidad y brindar mejor calidad de vida a sus habitantes”.

En ese mismo sentido se expresó Elisabeth Goller, especialista senior en Transporte del Banco Mundial: ““El subterráneo no es una opción para esta ciudad”, y aclaró que este sistema funciona ante un número muy alto de demanda. “Hay otros medios de transporte que pueden llevar la misma cantidad de gente y cuestan mucho menos”, argumentó.  Así, indicó que “para una baja demanda hay que implementar ómnibus, le sigue el tranvía o TransMilenio (colectivos unidos en forma articulada que paran sólo en estaciones designadas con carriles exclusivos), después se ubica el subte y en último lugar el tren”, describió.

En tanto, el portavoz de la Empresa Mixta de Transporte, Matías Galíndez, destacó que en Rosario son factibles de aplicar sistemas integrados con ómnibus y tranvías, aunque admitió que lograrlo implica el desafío de una reconversión urbanística. “Podríamos pensar en conectar colectivos con tranvías y ciclovías, y la ciudad va hacia eso con el Plan Integral de Movilidad”.

Tarjeta única 

El director de la Fundación Ciudad Humana, de Bogotá (Colombia), Ricardo Montezuma, consideró que la solución a los problemas del transporte pasa por mejorar la calidad de las prestaciones de los distintos modos.  En particular, enfocó su exposición en la importancia de contar con un sistema de boleto único como el SUBE.  “Ese es el camino”, enfatizó Montezuma y dijo que la experiencia ya se realiza en Bogotá, ciudad que desde hace 15 años suele tomar como referente por sus innovaciones sobre el tema. “Se debe disponer de una tarjeta única para moverse en todo el sistema de transporte”, comentó y señaló que esa accesibilidad es la clave para lograr la ansiada calidad de prestación que debe operar como objetivo del cambio.

 

Comentarios