El ministro de Trabajo fue denunciado por el ex carapintada y sargento del Ejército Jorge Orlando Pacífico, quien aseguró además que existe una "intencionalidad política para perjudicar al jefe de Gobierno de la Ciudad".

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, fue denunciado por el presunto delito de “violación de los deberes de funcionario público” por no haber dispuesto la conciliación obligatoria durante el paro de diez días que realizaron los “metrodelegados” en el subterráneo metropolitano en reclamo de mejoras salariales.

La denuncia la formuló el ex carapintada y sargento del Ejército Jorge Orlando Pacífico, que fue también el que formuló una de las primeras denuncias contra el vicepresidente Amado Boudou por las presuntas irregularidades en la quiebra de la ex Ciccone Calcográfica.

En la presentación ante la Cámara Federal, se acusó a Tomada por los presuntos delitos de “violación de los deberes de funcionario público, instigación a la violencia y discriminación”.

La denuncia fue resuelta “con motivo de su omisión en dictar la conciliación obligatoria en el marco del actual conflicto con empleados de la firma que explota el servicio de subterráneos en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, generando graves perjuicios a los cientos de miles de usuarios de ese transporte público”, según la presentación.

“Es indudable que existe intencionalidad política para perjudicar al Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por su claro rol opositor al gobierno nacional y por proyectarse como candidato presidencial, generando a la vez incomodidad e incertidumbre a quienes habitualmente utilizan dicho esencial servicio”, sostiene la presentación de Pacífico.

Comentarios