Denuncian graves faltas de mantenimiento en la línea C

Con escasos días de diferencia un tren circuló en hora pico con las puertas abiertas, se revelaron fallas en el sistema de hombre muerto de la formación Nagoya "H" y se desprendió una puerta de punta de andén, ocasionando la rotura de mangueras de un tren.

Pasajeros y trabajadores de la línea C del Subte denunciaron la existencia de graves fallas en el mantenimiento en trenes e instalaciones de esa línea, lo que traería riesgos operativos.

Una de las fallas más graves y preocupantes se presenta en la formación Nagoya “H”, cuyo sistema de hombre muerto no funciona. Este dispositivo de seguridad permite que el tren frene automáticamente en situaciones de emergencia. En un video difundido por el gremio puede observarse a esa unidad circulando a más de 40 kilómetros por hora y continuando su marcha pese al no accionamiento del sistema de hombre muerto.

De acuerdo con los trabajadores, el personal jerárquico ordena que la formación salga a prestar servicio de todas formas, a pesar de este grave desperfecto que podría ocasionar un riesgo para la integridad de los pasajeros.

Una segunda falla, esta vez denunciada por los pasajeros, ocurrió cuando otro tren Nagoya circuló con las puertas abiertas en plena hora pico entre las estaciones Avenida de Mayo y Diagonal Norte. El video del episodio viralizó luego de que fuera publicado en el portal de internet del señal de noticias TN.

Sin embargo, no es la primera vez que sucede algo así: episodios similares ocurrieron en septiembre de 2014 en la línea C y en enero de 2015 en la línea D, siendo ambos oportunamente denunciados por este medio.

Pero no sólo en los trenes ocurren episodios que revelan problemas en el mantenimiento. Según pudo saber este medio, días atrás se desprendió al paso de una formación una de las puertas ubicadas en la punta de andén de la estación San Juan. Afortunadamente el episodio no tuvo consecuencias mayores, pero ocasionó la rotura de algunas mangueras del tren afectado.

Todas estas situaciones ocurren mientras la estación Constitución lleva más de un año en obra por la construcción de nuevos accesos, Retiro permanece cerrada por obras en los aparatos de vía, escasean los avances en la urgente obra de señalamiento anunciada en 2014 y se demora la entrada en servicio de los trenes usados Nagoya 5000, cuya primera formación empezó a funcionar en diciembre pasado, casi tres años después de su adquisición.

Comentarios