La línea B operó con demoras esta mañana a raíz de la salida de servicio de la subusina Pellegrini. Menos trenes en servicio y quejas de los usuarios: hubo viajes de más de una hora entre Lacroze y el Centro.

La línea B funcionó con importantes demoras esta mañana, durante las horas de mayor afluencia de público, debido a la salida de servicio de una de las subusinas que proveen energía a los trenes, ubicada en la estación Carlos Pellegrni.

Así, la línea operó con capacidad reducida y menos trenes en servicio, lo que ocasionó incomodidad y quejas entre los pasajeros. Por la baja frecuencia, inclusive en estaciones de afluencia media o baja, como Tronador, llegaron a acumularse varias decenas de pasajeros.

En diálogo con este medio, usuarios reportaron viajes de 50 minutos entre Federico Lacroze y Florida, 1:20 h entre Lacroze y Alem y tiempos similares para viajes entre Malabia y Florida.

La saturación de los coches fue tal que en varias estaciones los pasajeros no pudieron abordar los trenes.

La operadora Metrovías informaba, en tanto, por megafonía que la línea B circulaba con demoras por problemas en el suministro eléctrico, aclarando luego que había desperfectos en la Subusina Carlos Pellegrini.

Pese a que la situación de congestión parece haber mejorado tras el paso de la hora pico, las demoras persisten y el desperfecto eléctrico no ha sido aun subsanado.

Comentarios