La periodista y legisladora murió al atardecer del martes por una complicación durante un estudio médico. Durante la campaña, planteó el mal estado de la línea E y los reclamos de sus usuarios. El recuerdo de enelSubte.com

La muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, ocurrida de manera inesperada en el atardecer de este martes, impactó de lleno en la comunidad periodística y en el público que durante años la siguió a lo largo de su carrera en los medios de comunicación.

Sin embargo, el año pasado Pérez Volpin decidió renunciar a su trabajo en la pantalla de Canal 13 y lanzarse a la arena política dentro de Evolución, espacio liderado por Martin Lousteau, por el que resultó electa a una banca en la Legislatura porteña. De acuerdo a los testimonios de sus colegas, Peréz Volpin planeaba una intensa agenda legislativa producto de sus innumerables visitas a los distintos barrios de la Ciudad, en las que recogía los reclamos de los vecinos y buscaba plasmarlos en diferentes proyectos para presentarlos al recinto.

Durante la campaña, se acercó junto a otros candidatos de Evolución a la estación Emilio Mitre de la línea E, donde dialogó con vecinos acerca de los inconvenientes que presenta la línea más postergada de la red porteña y que lidera las quejas de los usuarios en redes sociales. De esta manera, aseguró que “la línea E es el símbolo de las tareas pendientes del Gobierno de la Ciudad, como los kilómetros de extensión de la red que no se hicieron, pero también la falta de escaleras mecánicas, ascensores y deficiencias en infraestructura de un servicio que usamos todos los días”. También se debatieron ese día los proyectos de extensión de la red, como la construcción de las líneas F, G e I, esta última de relevancia para el barrio de Parque Chacabuco dado que tendría cabecera allí.

Casi una semana antes de fallecer, también se hizo eco en su cuenta de Twitter de la situación del servicio de la línea B, afectada ese día por cortes de luz y servicio limitado en medio de una ola de calor. Con el hashtag #ExijamosMas pidió que se mejore el servicio de la línea, que ha sido objeto de obras para hacer funcionar coches incompatibles pero con aire acondicionado, que suelen ser criticados en las redes sociales por los usuarios que padecen la baja potencia de los equipos en los días de verano.

Murió Débora Pérez Volpin. Con su partida, el Subte también pierde a una periodista honesta y a una legisladora comprometida que ya había dado muestras, durante la campaña y después de asumir, de su interés por mejorar el transporte público de la ciudad.

 

Comentarios