Circula un documento en donde se cuestiona la política del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de delegar la construcción de la línea G en un consorcio chino. Argumentan que los costos serían mucho menores si la obra la hiciera SBASE, mientras advierten sobre las gravosas consecuencias del endeudamiento previsto sobre el erario público.

Un documento, que lleva la firma de Carlos Holubica y que dice contar con “el asesoramiento técnico de compañeros trabajadores de Subterráneos de Buenos Aires” (SBASE) advierte sobre las consecuencias que podría tener para la Ciudad la delegación de la construcción de la línea G (Retiro – Villa del Parque) en un consorcio de empresas y bancos de la República Popular de China.  “Siguiendo a Menem que privatizó la operación de los subtes con resultados catastróficos para la ciudad, Macri ahora privatiza su construcción”, reza el texto en su bajada.

Holubica explica que la línea G costará 1500 millones de dólares, financiados en un 85% por el Eximbank de China pagaderos en cinco años a una tasa de interés del 4%.  Contrapone este dato con el precio que SBASE presupuesta para el kilómetro de Subte: 50 a 80 millones de dólares, con lo que si la construcción de los 12,5 kilómetros de la línea G quedaran en manos de la empresa estatal, el precio final rondaría los 1000 millones de dólares.  Omite aclarar Holubica si estos precios que cita, tanto del acuerdo con China como los presupuestados por SBASE, incluyen la provisión de material rodante -aspecto que, hasta donde se sabe, sería provisto también por los chinos-.  Aún en el supuesto de que el precio de SBASE no incluyera los coches y el de los chinos sí, 500 millones de dólares suena excesivo para una flota que estará destinada a cubrir una sola línea si se tiene en cuenta que el acuerdo por 279 coches firmado por el Gobierno nacional para las líneas A, C, D y E está valuado en 630 millones de dólares.

Más adelante en el texto, Holubica se pregunta por los efectos que tendría sobre el Presupuesto de la Ciudad el endeudamiento previsto para la línea G.  “El crédito pedido endeudaría a la Ciudad en aproximadamente 2.040 millones de dólares, sin contar el 15% que el Eximbank China no cubriría.”, explica.  A renglón seguido, compara: “si el presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires para el 2010 es de $17.457.759.764 el equivalente a 4.430 millones de dólares (3,94$/dólar), significa que la gestión PRO endeudaría a la ciudad por una cantidad mayor a la mitad del presupuesto.”  Si la línea G fuese construída por SBASE, costaría entre 600 y 1000 millones de dólares menos, aclara.

En lo que hace a la forma de pago, Holubica explica que si la Legislatura aprobara estos términos la Ciudad deberá pagar, a partir de 2016 y por diez años, unos 204 millones de dólares anuales.  De realizarse la obra a través de SBASE, este monto se reduciría a 200 millones anuales y sólo por cinco años.

 

Comentarios