Los coches arribados al país a mediados de abril comenzaron a ser trasladados al Taller Polvorín, tras cuatro meses de estar depositados en el Puerto. La concesionaria Metrovías comenzará las pruebas este fin de semana.

En medio del conflicto con los metrodelegados, la concesionaria del subte Metrovías anunció este viernes la incorporación en sus talleres de dos coches 0 kilómetro, construidos por la empresa China CNR, tras haber arribado al puerto de Buenos Aires en abril pasado.

Se trata de las primeras dos unidades, de un total de cinco, que la empresa tiene previsto incorporar el fin de semana. Los coches fueron trasladados desde el depósito aduanero ubicado en Dock Sud hasta el Taller Polvorín, en el barrio porteño de Caballito. Allí, serán sometidos a una serie de controles.

Cada coche, con una capacidad de carga de 34 pasajeros sentados y 138 parados, forma parte de una adquisición de 45 unidades nuevas en el marco del plan de inversiones para el Subte, con financiamiento del Estado Nacional.

Además, la empresa explicó que la formación será sometida a pruebas estáticas de control en las que se verificarán las condiciones de los distintos componentes mecánicos y luego será sujeta a una serie de pruebas dinámicas que se realizarán en el túnel, donde se verificará el comportamiento del tren con carga, gálibo, sistemas de señales, frenado y aceleración.

Los trenes fueron diseñados por la Shanghai Alstom Transport Co. (SATCO) –una Joint Venture entre Alstom y CNR– y la parte eléctrica provista por Shanghai Alstom Transport Electrical Equipment Co (SATEE).  En cuanto al diseño de interiores y exteriores, quedó a cargo de la empresa Buero-Staubach.  Debe aclararse que, contrario a lo informado en enero por la cadena televisiva Telesur, estos coches no son la primera exportación de material rodante para subterráneos que realiza China: tanto Brasil como Venezuela adquirieron y tienen en funcionamiento equipos de dicha procedencia en sus sistemas de Subtes.

Los trenes chinos, si bien son nuevos, ya cuentan con una historia de varios años, al menos en Argentina. La compra fue gestionada por el polémico ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, con varias causas judiciales abiertas en su contra, siendo una de ellas la de sobreprecios en la adquisición de material rodante a China. Asimismo, el Gobierno nacional ratificó, mediante la firma del decreto 1607/11, el modelo de Convenio de Crédito a suscribir entre nuestro país y empresas y bancos chinos para la compra de 65 coches de ese origen para el Subte porteño.

En febrero de 2010, se firmó el decreto 118/10 que aprobó la tan anunciada compra de 279 coches para el Subte a la vez que dio el visto bueno al modelo de Convenio de Facilidad de Préstamo a Plazo, por un monto de 84.968.550 dólares a suscribir por el Ministerio de Economía y China Citic Bank Corporation Limited y China Construction Bank Corporation (que consta de 35 Cláusulas y 3 Anexos), idéntica estructura que la aprobada en esta instancia, para la compra de 45 coches con opción a 40 adicionales.   Esos 45 coches habrían costado 1.888.190 dólares cada uno; los 65 coches de los que habla el decreto 1607 costarían 3.087.500,77 dólares cada uno.  Esto significaría un aumento de 63,52% en el precio de cada unidad respecto a poco más de un año atrás sin que se haya informado de variación alguna respecto a la calidad o requerimientos técnicos de los trenes.

Comentarios