La Legislatura postergó hasta las 16 de esta tarde el debate por el traspaso. El macrismo aún no consigue los votos necesarios para votar su ley. Fuerte resistencia de la oposición, aunque negocian quitar artículos como el derecho a huelga.

La Legislatura fue convocada a las 16 para tratar el traslado del servicio. Los jefes de bloque aún intentan negociar un proyecto. “Si no aprueban el traspaso, el subte volverá a caer en el limbo”, advirtió Macri

Aún sin acuerdo, la Legislatura aplazó para las 16 el debate del proyecto que financiará el traspaso de las seis líneas de subtes y del Premetro.

Desde esta mañana, el PRO y los distintos bloques de la oposición negocian un proyecto consensuado que permita sancionar una ley marco para el primer año en que la Ciudad asumirá el control del servicio de transporte.

Los puntos más álgidos de la negociación pasan por la forma de financiamiento, los plazos de realización de una auditoría sobre la empresa concesionaria Metrovías y la declaración de emergencia del servicio por cinco años.

El metrodelegado Néstor Segovia encabeza una manifestación en las adyacencias de la Legislatura. Según indicó, ayer habían consensuado que la “parte operativa” iba a ser asumida por el gobierno porteño.

“Tenemos que hacer una ley para todos, no para pocos”, pidió. Además, aclaró que el “tema de fondo” es que quieren “hacer fortunas millonarias para hacer caja para las campañas políticas”.

Hasta el momento, ninguno de los dos grupos alcanzaría los 31 votos necesarios para sancionar la nueva ley, que dejaría a cargo de los subtes y el Premetro al gobierno porteño a partir del próximo 1 de enero.

El PRO cuenta con 26 bancas más dos aliados (Adriana Montes y Juan Pablo Arenaza), mientras aguarda la definición de Daniel Amoroso, quien casi siempre acompaña sus propuestas pero esta vez puso sus reparos.

La oposición, que a través de Gabriela Cerruti (Frente para la Victoria) presentó su propio proyecto basado en las propuestas de cada uno de los bloques, también podría juntar 29 votos.

Restan los radicales Claudio Presman y Rubén Campos, quienes podrían ser quienes definan la elección si confirman el acompañamiento al proyecto de la oposición, ya que dejaron trascender que no avalarán los recargos a las naftas.

“En cuanto a lo laboral estamos en un 90% de acuerdo. El principal problema es el financiamiento, donde nosotros planteamos un plan para que los gastos corrientes tengan el ingreso permanente y los sectores de la oposición plantean esquemas que solo hacen desfinanciar. Tenemos un plan de obras e infraestructura que tenemos que cumplir”, explicó el vicepresidente primero de la Legislatura, el macrista Cristian Ritondo.
 

Comentarios