En noviembre de 1995 la princesa de Gales, de cuyo fallecimiento se cumplen esta semana 20 años, viajó en el Tren de la Costa desde Olivos hasta San Isidro R junto al empresario Santiago Soldati, entonces propietario del servicio. "Esto es una mezcla de Dinastía y la favela", habría dicho Diana al bajar.

La princesa Diana de Gales, de cuyo trágico fallecimiento se cumplieron este jueves 20 años, visitó la Argentina en 1995 en un “tour de caridad”, visitando varios hospitales e instituciones benéficas. Un detalle poco recordado de la gira de la “princesa del pueblo” fue su breve viaje en el Tren de la Costa.

El 24 de noviembre de 1995, Lady Di almorzó en la Quinta de Olivos con el entonces presidente Carlos Menem y un selecto grupo de funcionarios. A las 15 horas Diana abandonó la residencia y se transportó en el entonces flamante Tren de la Costa hasta la estación San Isidro R, donde fue recibida por el intendente Melchor Posse, según recuerda una crónica del diario La Nación.

Lady Di baja del Tren de la Costa en la estación San Isidro R. Foto: La Nación.

El viaje fue en un servicio especial a cargo de la flamante dupla 7A – 7B. En ella la princesa viajó junto al empresario Santiago Soldati, propietario de la compañía (Sociedad Comercial del Plata) que controlaba al Tren de la Costa. Ese ramal vivía entonces su época de oro: era el servicio ferroviario más moderno de la Argentina y había sido inaugurado hacía poco más de seis meses atrás.

No es de extrañar que el entonces gobierno usara el viaje en el tren como propaganda for export: Roberto Devorik, amigo de Diana, aseguró que “Menem nos obligó a ir al Tren de la Costa porque tendría un arreglo con esa empresa”. La situación parece no haber sido del agrado de la princesa, que -siempre según Devorik- al bajar habría dicho “Esto es una mezcla de Dinastía y la favela”.

Años luego de aquel viaje real, la lógica comercial con que se había reactivado el Tren de la Costa mostró sus limitaciones y los servicios entraron en un prolongado período de decadencia y degradación. En 2013 el Estado nacional rescindió el contrato de concesión y la línea pasó a ser administrada por Trenes Argentinos Operaciones; a partir de entonces, y con la progresiva implementación de mejoras en el material rodante y los horarios, el viejo Ramal del Bajo recuperó pasajeros. Sin embargo, siguen pendientes modificaciones más trascendentes para que la traza, siempre apetecida por el sector inmobiliario, despliegue todo su potencial.

Comentarios