Los legisladores Gabriel Fuks (Corriente Nacional de la Militancia) y Laura Marrone (Izquierda Socialista) presentaron dos proyectos para que el Estado se haga cargo del Subte una vez vencido el contrato con Metrovías. Se complican las perspectivas del oficialismo de aprobar una concesión por 15 años.

La estatización de la operación del Subte sigue ganando apoyo en la Legislatura Porteña. Sobre el filo de la semana pasada se presentaron otras dos iniciativas para que el GCBA se haga cargo del manejo del Subte una vez vencido el contrato con Metrovías.

Uno de los proyectos fue presentado por el legislador Gabriel Fuks (Corriente Nacional de la Militancia) y busca retomar la gestión estatal del servicio subte a cargo de SBASE una vez finalizada la contratación directa con la empresa Metrovías”. La iniciativa también propone modificaciones en la composición del Directorio de SBASE, estableciendo “la ampliación del directorio con la incorporación de representantes de trabajadores, usuarios y legisladores de la Ciudad”.

Fuks también remarcó que “se incorporarán todos los ingresos tarifarios al Fondo Subte para que se destine a mantenimiento, infraestructura y expansión de la red, como también garantizar la accesibilidad de los discapacitados al servicio”.

El Frente de Izquierda también presentó una iniciativa en similar sentido: la legisladora Laura Marrone (Izquierda Socialista) propuso que se establezca lagestión estatal del sistema de transporte de pasajeros de premetro y subterráneo […] con tarifas populares y accesibles”. Para esto, la legisladora trotskista propone una maniobra por demás confusa: la disolución de SBASE y su reemplazo por una nueva empresa, Subterráneos del Estado de Buenos Aires (SEBA).

Otro de los puntos de la propuesta, sustancialmente diferente a las demás presentadas al respecto, es que “el presupuesto de la Ciudad deberá sufragar a todas las obligaciones [quedando] prohibida la contratación de deuda externa como forma de financiamiento”, sustentándose las inversiones en un “fondo de sostenimiento y expansión de la red de transporte subterráneo compuesto por fondos propios provenientes de un impuesto a las grandes empresas”.

Cabe recordar que, además de estos, ya han presentado proyectos de estatización los bloques Suma+ (que responde a Martín Lousteau), el Frente para la Victoria y el Partido Socialista Auténtico.

De esta manera, se complican las perspectivas del oficialismo de aprobar el proyecto del ejecutivo, que propone la concesión de la red hasta 2033. Esta propuesta requeriría ser aprobada por 40 votos afirmativos en doble lectura, un número todavía muy distante para el oficialismo. A principios de mes el presidente de SBASE había acudido a la Legislatura a exponer la iniciativa oficial.

Comentarios