Continúan los despidos en los talleres ferroviarios

Los talleres Pérez, ubicados en las afueras de Rosario y administrados por Emepa, ofrecieron retiro voluntario a 200 trabajadores por falta de trabajo. Otros 90 contratados fueron desvinculados de NCA ante la paralización de obras. La situación se suma a despidos y cesantías en los talleres de Justo Daract y Junín.

Los talleres ferroviarios argentinos atraviesan tiempos difíciles. A las suspensiones de personal en los talleres de Consulting Ferroviario en Justo Daract, al sombrío panorama de los Talleres Junín, que se encuentran al borde de la desaparición y a la virtual paralización de la producción de vagones en Fabricaciones Militares, se sumaron 200 despidos entre los Talleres Rioro (ubicados en Pérez, en las afueras de Rosario), administrados por el grupo Emepa, y otros 90 en la concesionaria de cargas Nuevo Central Argentino (NCA).

El secretario general de la seccional Rosario de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Donello, explicó días atrás la situación en Pérez. De manera análoga a lo que ocurre en Junín, terminaron los trabajos anteriores pero no están recibiendo nuevos encargos: “Hace tres meses que están parados. Desde que arrancó el nuevo gobierno no les mandaron más trabajo”.

La firma que opera los talleres, controlada por el grupo Emepa, les ofreció a los obreros acogerse a un régimen de retiro voluntario: cerca de 50 habrían aceptado. “Les ofrecieron la indemnización completa en un solo pago, más un 20 por ciento por las próximas paritarias del gremio”, dijo el dirigente de la UOM.

Desde el gremio destacaron que los talleres estaban trabajando “a toda máquina” desde mediados de 2014, cuando recibieron encargos de reparación de vagones portacontenedores y cubiertos para la empresa estatal Cargas y Logística, además de locomotoras diésel y coches de pasajeros remolcados y eléctricos para las líneas del área metropolitana.

Ariel López, secretario general de la Unión Ferroviaria seccional Rosario, se expresó en relación a lo ocurrido en NCA, donde el personal desvinculado era contratado, recalcando que el gremio se encuentra “en estado de alerta ante una situación preocupante de despidos” y advirtió que “no permitiremos que avancen con personal de planta permanente”.

En referencia a estos mismos despidos, el titular de la UOCRA de Rosario, Sixto Irrazábal, explicó que los desvinculados se desempeñaban en obras de renovación, reparación y mantenimiento de vías, adhiriendo al reclamo. Cabe recordar que la obra de renovación de vías del ramal Retiro – Rosario, se reactivó parcialmente el mes pasado en dos tramos, pero la mayoría continúa en conflicto y con trabajadores cesanteados, luego de que se frenaran las obras tras el cambio de gobierno.

Comentarios