Luego de varias semanas de inactividad aparente, se retomaron las obras en el pasillo que combina las estaciones de las líneas C y E.

Hace ya casi dos meses enelSubte.com informó el desarrollo de las obras en el nudo de combinación de las estaciones Independencia. En el pasillo que las une, se retiraron placas de aglomerado que hacían de techo para dejar la estructura de hormigón a la vista, se pintaron paredes del vestíbulo y de los andenes de la línea C de blanco, y se retiraron los locales comerciales para llevar a cabo el recambio de baldosas, al tiempo que las columnas cambiaban su violeta original por un negro que combina con el nuevo piso.

Aunque posteriormente se completó el pintado de la estación Independencia línea C de blanco -previa colocación de planchas de material aislante contra las filtraciones- y se pintaron las escaleras que llevan al andén de la línea E, las obras quedaron mayormente estancadas, mientras los comercios comenzaban a reinstalarse.

El vestíbulo de la línea C recibió una mano de blanco, aunque no se tuvo mayor cuidado con los azulejos españoles. Muchos de ellos quedaron manchados con pintura. Aún no se cambiaron las baldosas allí.

En las últimas semanas, Metrovías procedió a darle un nuevo impulso a los trabajos, iniciando la colocación de un nuevo sistema de iluminación con tubos fluorescentes en el techo del pasillo de combinación. En el lapso de tiempo desde el retiro de las lámparas anteriores, se había utilizado un rudimentario sistema provisorio con conexiones que colgaban de caños que habían quedado de antiguos carteles de señalización, y en estos últimos días, se pueden ver en simultáneo ambos tipos de lámpara conviviendo hasta que se quite la iluminación provisoria. Al mismo tiempo, se pintó el techo del pasillo de color gris plomo.

El vallado que rodea la sección donde avanza el recambio de baldosas.

Por otra parte, se inició por etapas el cambio de las últimas secciones de baldosas que habían quedado retrasadas, en el vestíbulo de la línea E. Mientras tanto, la deteriorada plataforma de la línea a Plaza de los Virreyes no parece contemplar una refacción que descubra nuevamente sus azulejos amarillos que fueron tapados con pintura azul por Metrovías, o al menos reemplace a esta última por un blanco que brinde mayor luminosidad y un ambiente menos hostil.

Comentarios