En julio se produjo una caída del 16,8 por ciento en la venta de pasajes de subterráneos. La merma se sostiene desde que el 5 de enero pasado la Ciudad subió la tarifa de $1,10 a $2,50. Como contrapartida, el Indec indicó que se incrementó 5,4 por ciento la utilización de ómnibus metropolitanos, que aún sostienen sus tarifas.

Las estadísticas a veces son sólo cifras, que por lo frías se transforman en números vacíos. Pero en otras no sucede eso. Por ejemplo, se reveló hoy que el consumo de servicios públicos en julio aumentó 7,5 por ciento frente al mismo mes del año pasado, sostenido por el sector telefónico, mientras que el transporte de pasajeros exhibió las mayores caídas con bajas de 16,8 por ciento en subterráneos y 9,9 por ciento en ferrocarriles urbanos. Precisamente este punto es significativo: los usuarios de transporte público decidieron darle la espalda a esos medios de locomoción y están optando por los colectivos.

Según un informe elaborado por el Indec, en el transporte terrestre hubo bajas de 16,8 por ciento en subterráneos y de 9,9 por ciento en ferrocarriles urbanos, mientras que en ómnibus metropolitanos se detectó un crecimiento de 5,4 por ciento. Más allá de las estadísticos, esta elección de alguna manera podría encontrarse en las elevadas tarifas del subte en comparación con el colectivo y en el deficitario servicio que brindan los ferrocarriles, con accidentes constantes, demoras y cancelaciones varias.

El transporte en general tuvo, en tanto, un avance de 11,7 por ciento, que el INDEC justificó desde un crecimiento en los pasajes aéreos de cabotaje que subieron 45,3 por ciento. En el servicio internacional el crecimiento fue de 9,7 por ciento.

Respecto de junio hubo un avance de 6,3 por ciento en la utilización de servicios públicos, y desde enero acumula un alza de 8,4 por ciento. El sector telefónico tuvo un crecimiento de 8,9 por ciento, cayendo a una variación de un dígito en la serie histórica.

Dentro de la telefonía es el segmento móvil el que sostiene la evolución con un alza de 1,3 por ciento en la cantidad de celulares en uso que a julio de 2012 alcanzan a 58.600.500. Las llamadas realizadas desde estos aparatos subió 14,9 por ciento, mientras que los mensajes de textos crecieron 27,9 por ciento.
El buen comportamiento del sector móvil compensó lo que sucedió en el servicio básico, donde llamadas urbanas cayeron 27,3 por ciento y las interurbanas 3,1 por ciento. En el servicio internacional las llamadas de salida bajaron 19,2 por ciento y los minutos tasados disminuyeron 9,5 por ciento.

La demanda de energía eléctrica subió 6,7 por ciento a 11.840 Gwh, mientras que el consumo de gas natural cayó 1,1 por ciento a 3.926 metros cúbicos. Pese a que julio mostró temperaturas muy bajas, la disminución en el consumo de gas natural está asociada con una menor actividad industrial. La carga transportada por ferrocarril bajó 1,6 por ciento y por vía aérea subió 9,4 por ciento.

por La Prensa

Comentarios