La Ciudad finalmente adjudicó la obra a Benito Roggio e Hijos S.A., aunque aún no se publicó de forma oficial. La empresa ganadora ya comenzó algunos trabajos.

En el mes de julio se inició el proceso licitatorio para la construcción de la cochera Juan Manuel de Rosas, ubicada detrás de la estación homónima.

En ese entonces Subterráneos de Buenos Aires S.E. lanzó la convocatoria para las empresas interesadas en la continuación de la obra del Tramo II que hoy ejecuta Roggio con la construcción de las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas.

Esta tercera obra contempla la construcción de una gran cochera que consistirá en un túnel de cuatro vías de 17,60 metros de ancho y en el sector del taller un túnel de dos vías, de 11,80 metros de ancho. El total de la nueva traza será de unos 700 metros de largo tras la estación Juan Manuel de Rosas, la cual permitirá el guardado de todos los trenes como así también tareas de mantenimiento rutinario, funciones que actualmente desbordan a la cochera Rancagua, ubicada en las inmediaciones de la estación Federico Lacroze.

Los sobres de la licitación fueron abiertos la primera semana de octubre. Las empresas postulantes fueron Cartellone, Dycasa, lsolux/Esuco y Roggio. Esta última es la propietaria de casi la totalidad de las acciones de Metrovías, la empresa concesionaria del subte porteño.

La licitación 138/08, que contempla un pago total de $260 millones de pesos por las obras finalizadas, incluye la elaboración del proyecto ejecutivo de esas dependencias, la reubicación de interferencias del medio subterráneo como cañerías de agua o gas, las obras civiles y de arquitectura de la cochera taller y de la subestación rectificadora Rosas.

Como informara enelSubte.com tiempo atrás, la empresa Roggio ya había iniciado a principios de este año los trabajos de investigación y proyección de obra para adelantarse a la licitación y asegurarse la adjudicación de la obra a fin de reducir costos, dado que los estudios previos se gestionaron con empleados de la obra que actualmente ejecuta en la extensión de la línea B.

Ciertas facilidades adquiridas de tal forma le permitieron a Roggio realizar la mejor oferta y ganar la licitación, algo que la empresa estatal SBASE no se encargó de difundir de forma oficial.

La adjudicación de la obra a Roggio le permitirá mantener el mismo plantel de trabajadores que actualmente están trabajando en el Tramo II también a su cargo.

Sin embargo, este medio pudo constatar que de forma casi inmediata a la noticia de la adjudicación, Roggio comenzó los trabajos teóricos y logísticos para iniciar la obra cuanto antes en la cochera que prometerá ser una de las más grandes de la red.

Comentarios