Los días martes y miércoles de esta semana se realizaron las pruebas del tendido eléctrico colocado en la Vía Quilmes. La obra se halla finalizada en la vía ascendente. Los testeos continuarán para evaluar el comportamiento de la catenaria y de los trenes. Esperan habilitar la obra para antes de fin de año.

La madrugada del martes 17 para el miércoles 18 ha pasado a la Historia: por primera vez un tren eléctrico ha surcado por sus propios medios los rieles de la Vía Quilmes del Ferrocarril General Roca. Una formación Toshiba, equipada para la ocasión con aparatos de medición y testeo, fue la anónima y silenciosa protagonista de las primeras pruebas del tendido eléctrico que se está instalando en el ramal a La Plata de la línea Roca.

Las pruebas tuvieron lugar en la vía ascendente -la única energizada al momento-, por la que el tren circuló tanto de ida como de vuelta entre Plaza Constitución y Quilmes. Durante las próximas semanas continuarán las obras para completar el tendido eléctrico faltante en la vía descendente.

La evaluación del comportamiento de la catenaria resultó satisfactoria y en la tarde del miércoles las pruebas continuaron, aunque esta vez con una formación CSR cero kilómetro compuesta por seis coches -identificada con el número 139-, abordo de la cual se encontraba el ministro Florencio Randazzo. El inicio de las pruebas había sido anunciado para mediados de octubre, pero las mismas se demoraron debido a algunos contratiempos en la obra.

Provisoriamente, la energía que alimenta a los trenes proviene de la Subestación Temperley. La conexión de la Vía Quilmes al sistema eléctrico fue posible gracias a que los últimos fines de semana se realizaron obras en la zona del Empalme Pavón, para las que fue necesaria la interrupción del servicio en todos los ramales de la línea. La Subestación Quilmes, que alimentará definitivamente a toda la traza, se encuentra actualmente en construcción.

El tren de prueba fue recibido con júbilo por los vecinos de Quilmes.
El tren de prueba fue recibido con júbilo por los vecinos de Quilmes, que aplaudieron a su paso.

Randazzo destacó el carácter exitoso de la prueba y expresó: “Estamos ansiosos por empezar a prestar servicio regular con estos nuevos trenes en los próximos días a la ciudad de Quilmes, donde se concentra el 60% de los pasajeros”. A tal efecto se han levantado o se están construyendo andenes elevados provisorios en todas las estaciones afectadas.

Cabe recordar que la electrificación de la sección local de la línea Roca es un proyecto que ya estaba en estudio desde antes de la nacionalización de los ferrocarriles y que vio concretada la primera etapa de un ambicioso proyecto que quedó trunco en la década del 80, con la habilitación de servicios eléctricos de Plaza Constitución a Glew y Ezeiza. En los años siguientes, con gran demora, se electrificaron pequeñas secciones (Glew – Alejandro Korn y Temperley – Claypole) y se finalizó, más recientemente, la electrificación de las vías 1 y 2 de la cuádruple entre Constitución y Temperley, lo que posibilitó el restablecimiento de los servicios a Claypole.

La obra de la electrificación a La Plata fue posible gracias al otorgamiento de un crédito de 500 millones de dólares por parte del Banco Interamericano de Desarrollo. Desde el 7 de septiembre, el tráfico del ramal se encuentra interrumpido para acelerar los plazos de la obra, que se espera entregar antes de fin de año. Hasta tanto, se brinda un servicio de reemplazo con colectivos.

Comentarios