Los pasajeros del Subte podrán verlos en los trenes en los próximos días. Prepararía el Gobierno un nuevo aumento de la tarifa.

Los usuarios del Subte porteño tendrán esta semana algo más que las publicidades en los trenes para entretener sus ojos durante el viaje.  El Gobierno nacional dispuso que se coloquen en las formaciones carteles que indiquen al público que el viaje que realizan está parcialmente subsidiado por el Estado.  Así, repite la misma fórmula aplicada en las facturas de luz tras el revuelo causado por el aumento tarifario.

El Estado, que tiene serios problemas financieros producto de la crisis local e internacional, necesita reducir los subsidios que entrega a los servicios públicos para mantener las tarifas congeladas.  En el subte, cuya tarifa actual es de $ 1,10, la concesionaria Metrovías embolsa casi $ 1,50 adicionales del Estado por cada pasajero transportado. Son en total unos $ 35 millones por mes. Aunque hasta el viernes Metrovías no había recibido el pedido oficial por los carteles que sí llegó a las firmas de colectivos, fuentes de la Secretaría de Transporte dijeron que también allí se pegarán en las próximas semanas.  De esta forma, se prepara al usuario para un futuro aumento tarifario, cuya fecha resta definirse pero ya se admite por lo bajo entre los funcionarios que será en diciembre o enero.  Esta estrategia se encuadra, además, en la reestructuración del esquema de subsidios que impulsa el actual secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, a través de la tarjeta SUBE.

Daniel Millaci, presidente de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Pasajeros (CEAP), dijo en declaraciones a Crítica de la Argentina que los empresarios sumarán una campaña propia para informar que por los mismos trayectos, en las grandes ciudades del interior del país, se paga más del doble. Y en otros países de Latinoamérica, hasta cuatro veces más. “Es para que después, cuando lleguen las correcciones tarifarias, la gente no piense que es para ganar más plata”.  Sin embargo, el Gobierno intentará que al ajuste tarifario sea lo más acotado posible para evitar una ola de reclamos salariales en medio de la incipiente recuperación de la actividad económica. 

Comentarios