Histórica filtración es disimulada por gigante publicidad.

En la semana de las inundaciones, no pasa desapercibida la más grande de las filtraciones de la estación Callao de la Línea B.

Su reparación se encuentra postergada desde hace años. Las constantes inundaciones deterioran los azulejos, oxidan los carteles, y acumulan agua que genera un olor nauseabundo, habitual en el andén.

Los responsables no encontraron mejor solución que tapar la filtración con una gran chapa de publicidades. No solo la empresa se ahorra el gasto que representa tratar la filtración correctamente, sino que aumenta su ganancia al disponer de un nuevo espacio de publicidad en la red.

En imagen: la chapa recién colocada aún sin publicidad (izquierda). Gráficas ya colocadas (derecha). Agua chorreando a las rejillas (abajo).

Comentarios