Los pasajeros de la línea D se encontraron en los últimos días con una extraña instalación en Facultad de Medicina: en ambos andenes, armazones de madera sostienen múltiples plantas iluminadas por reflectores de gran poder lumínico. Las desacertadas intervenciones artísticas de los últimos años en una estación que es Monumento Histórico Nacional.

Los pasajeros de la línea D notaron en las últimas semanas una inusual intervención en la estación Facultad de Medicina.

En ambos andenes fueron colocadas una serie de plantas contenidas en un armazón de madera que cuelga de las paredes de la estación.

A su vez se han dispuesto una serie de reflectores de gran poder lumínico especialmente colocados para iluminar las plantas.

La instalación no cuenta con ningún tipo de referencia que aclare quién estuvo a cargo de su colocación o en todo caso a qué alude su implementación en esa transitada estación de la línea D. Desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) aclararon que se trata de un “canje” con la firma Arredo.

La estación Facultad de Medicina recibió años atrás, durante la polémica gestión de Juan Pablo Piccardo al frente de SBASE, una decoración de entramado de líneas negras sobre fondo blanco. Adicionalmente se colocaron gigantografías con imágenes e información relativa a los edificios cercanos a la estación. La intervención, entre otras tantas, había sido cuestionada entonces por la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos.

Cabe recordar que Facultad de Medicina fue declarada Monumento Histórico Nacional hace más de veinte años (decreto 437/97), luego de que fuese modernizada por Metrovías a los pocos años del comienzo de la concesión. Las tareas incluyeron, entre otras, la colocación de un revestimiento plástico símil granito sobre el alicatado original, compuesto por mayólicas de color azul, similares a las de la estación Agüero de la misma línea.Esta nota fue enmendada con posterioridad a su publicación, luego de que Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) aclarara que se trata de plantas naturales y no artificiales como inicialmente se indicó.

Comentarios