Dos unidades del Subte están en exposición en el stand ferroviario de Tecnópolis. Se trata el coche United Electric número 2 de la línea A y del Alstom Metrópolis RCB 103.

 Dos coches del Subte están en exposición en Tecnópolis, la muestra de tecnología montada por el Gobierno nacional como corolario de los festejos por el Bicentenario.  En el continente “Tierra” de la feria instalada en Villa Martelli , pueden verse vehículos de la red de Subtes: el coche United Electric “2” y el Alstom Metrópolis “RCB 103”.  Además, se exponen también tolvas graneras y mineras y vagones cisterna de los ferrocarriles de carga, un coche de pasajeros reformado del Belgrano norte, un coche doble piso del ferrocarril Sarmiento y un coche presidencial de trocha ancha.  Inexplicablemente, también se exhibe un coche Metropolitan Vickers (que prestaron servicio en el Ferrocarril Central Argentino, luego ferrocarril Mitre, desde 1916 hasta que las últimas unidades fueron convertidas en tren cartonero en 2002) al que se le practicó un grotesco orificio en uno de sus laterales oxidados y cubiertos de graffiti.  Cabe recordar que ningún coche Metropolitan Vickers se encuentra actualmente restaurado y en estado operativo, amén de unas pocas unidades guardadas por el Ferroclub Argentino a la espera de su preservación.


Coche English Electric número 2 de la línea A. Fotos por HaciendoVía.

El coche United Electric fue construído en la ciudad británica de Preston en 1912 y enviado a Buenos Aires a mediados de 1913 junto a tres unidades idénticas.  En aquel entonces, la Compañía de Tranvías Anglo-Argentina se encontraba pronta a inaugurar la primera línea de subterráneos de América Latina, el Hemisferio Sur y el mundo hispano-parlante: la actual línea A.  Si bien la empresa ya había optado por los productos de la empresa belga La Brugeoise, et Nicaise et Delcuve para prestar el servicio (que, con modificaciones, circulan hasta la actualidad), decidió adquirir la formación de coches United Electric para utilizar como formación de lujo y, además, ofrecerla en alquiler para circular por las vías tranviarias en caso de eventos especiales como campañas políticas, casamientos o visitas de dignatarios extranjeros.  Tal fue el caso en 1925, cuando el coche 4 fue engalanado para recibir al entonces Principe de Gales, futuro rey Eduardo VIII de Gran Bretaña.

En 1918, un incendio destruyó la carrocería original del coche 1, sobre cuyo chasis la CTAA montó una carrocería metálica que luego serviría de modelo para darles su aspecto actual a los coches La Brugeoise.  Tras la supresión del servicio mixto subte-tranvía el 31 de diciembre de 1926, los restantes coches sufrieron reformas para adecuarlos a un uso exclusivamente subterráneo.  Los coches 2 y 3 perdieron una de sus plataformas delanteras originales por un frente curvo idéntico al instalado en los coches belgas, mientras que el 4 perdió sus dos plataformas y fue acoplado entre sus dos hermanos.  Con esa configuración operaron en una formación especial hasta 1977, cuando fueron retirados del servicio de la línea A.  Los coches 2 y 3 quedaron abandonados en una de las naves del taller Polvorín hasta 1983, cuando SBA restauró el coche 3 para celebrar los 70 años del Subte.  El coche 2, en cambio, siguió ignorado hasta que la Asociación Amigos del Tranvía (AAT) logró su custodia y lo restauró para acoplarlo junto al coche 3.  El coche 4 fue vendido a particulares con domicilio en Banfield, donde fue utilizado para diversos fines hasta que fue puesto en venta en el año 2006, cuando la AAT lo adquirió y trasladó a Polvorín para emprender una larga restauración.

En lo que al coche Alstom RCB (“Remolque Cabina ‘B'”) 103 respecta, nunca prestó servicio de pasajeros.  Siguiendo una lamentable costumbre en los ferrocarriles argentinos, quedó guardado en Polvorín junto a los coches RCA 103, MP (“Motriz Pupitre”) 105 y MP 106 para servir como “repuesteros”: cuando falta alguna pieza para los coches en servicio, los repuesteros “ceden” el repuesto requerido evitando, de esta forma, demoras de meses hasta que llegue la pieza necesaria de las fábricas en Brasil o Europa.  El coche RCB 103 aún se encuentra en un estado presentable de depredación, por lo que es usado para esta clase de exposiciones.


Coche RCB 103 detenido en Polvorín entre un coche Fiat Materfer (izq.) y un Siemens O&K (der.)

Comentarios