CNR y CSR anunciaron el pasado 31 de diciembre su fusión en una nueva firma denominada CRRC (China Railway Rolling Stock Corp) para dar origen a la mayor ferroviaria del mundo.

Las compañías chinas fabricantes de material rodante CNR y CSR oficializaron el último día de 2014 su fusión en una nueva empresa denominada CRRC Corporation (China Railway Rolling Stock Corp), tal cual se había anticipado a fines de octubre pasado.

El proyecto de fusión, que fue aprobado por el Consejo de Estado de la República Popular China, contemplaba que CSR adquiriera el total de las acciones de CNR en las bolsas de Shanghai y Hong Kong.

La nueva empresa, transformada en un auténtico gigante del sector, tiene activos por cerca de 50.000 millones de dólares, un valor de mercado de más de 30.000 millones de la moneda norteamericana y ventas por 16.000 millones de dólares anuales.

Algunos especialistas chinos opinaban que la fusión era imprescindible para que las empresas no acabaran fagocitándose una a otra en la competencia internacional.

Zhao Jian, experto en Transporte de la Universidad Jiaotong de Pekín dijo al Financial Times que CNR y CSR “debieron haberse fusionado antes […] Tenemos que evitar situaciones en las que se maten entre sí. A río revuelto, ganancia de pescadores extranjeros” y citó el caso de Argentina, donde CSR ofreció precios casi 50% inferiores a los de CNR para obtener los contratos de los ferrocarriles metropolitanos.

El Estado chino busca así no sólo eliminar la competencia entre proveedores nacionales sino también fortalecer la investigación para el desarrollo de nuevas tecnologías, sobre todo en el campo de la alta velocidad. Cabe recordar que en conjunto, CNR y CSR llegaron a dominar el mercado de la alta velocidad china y produjeron cerca del 80% del material rodante de cargas de su país de origen.

Comentarios