enelSubte.com dialogó con Andrés Borthagaray, director para Latinoamérica del Instituto por la Ciudad en Movimiento. La entidad se encuentra trabajando junto con el estudio Shakespear para renovar los planos de la red y crear nuevos mapas de entorno para las estaciones en virtud de un convenio con el GCBA.

enelSubte.com (eeS): ¿En qué consiste el proyecto “Ciudad Legible”?

Andrés Borthagaray (AB): Ciudad Legible, las claves de la accesibilidad es un proyecto de investigación aplicada, desarrollado por el Instituto para la Ciudad en Movimiento. Se inscribe en el objetivo de contribuir innovaciones en materia de movilidad urbana capaces de alcanzar a los sectores más vulnerables y donde haya espacios de innovación. Un antecedente es el atlas de transporte público para no videntes en el Metro de París, ampliado a un público más amplio, en una reformulación desde América Latina. En nuestro caso, existe un grado de integración menor en los servicios de transporte público, mientras que, en general, en Europa hay un prestador público común para subte, colectivos y trenes regionales.  

eeS: ¿Qué esferas/medios de transporte abarca?

AB: Ha comenzado con pruebas piloto en las líneas 132, 12 y luego con el Metrobús en el 34. Actualmente está en desarrollo en el Subte y en centros de intercambio intermodal de la ciudad y el conurbano. 

eeS: ¿Cómo juzgarían desde el Instituto la situación general actual de la señalética de transportes en general y del subterráneo en particular en la Ciudad de Buenos Aires? ¿Cómo juzgarían el sistema de información al usuario que existe actualmente en la red?

AB: Una característica general es que cada medio tendía a hablar más de sí mismo que del conjunto de la red. La información de conjunto no necesariamente está presente en el momento del viaje en el que hace falta. Ahí hay un gran campo para mejorar. En parte se venía cubriendo con guías comerciales, referencias en Internet o apelando a la pregunta en cada momento. De todos modos hay ejemplos sólidos, como el plano de la red de subtes o la identificación de números y colores en las líneas de colectivo, que es algo que no todas las ciudades tienen. Un punto importante es que se integre la importancia del derecho a la información como parte del servicio público.  

eeS: ¿Cuáles son las propuestas en las que se encuentran trabajando para resolver la conflictiva señalética que actualmente existe en el interior de los trenes del Subte?

AB: Hay un conjunto de propuestas que se vienen desarrollando mediante un convenio entre el Instituto y el Gobierno de la Ciudad. La idea de base es encontrar la información que corresponde a las necesidades de cada momento del desplazamiento, integrar una referencia de los otros modos y no solamente del subte. Por ejemplo, hacia dónde me lleva cada salida, qué hay en la superficie en algunas cuadras a la redonda, con qué líneas puedo combinar, cuáles son los principales hitos, etc. 

Hitos urbanos de la línea A, indicando combinaciones con otros medios de transporte.

eeS: La identidad visual del Subte ha sido manejada desde hace varios años por el prestigioso Estudio Shakespear, ¿han trabajado en conjunto para la elaboración de los nuevos elementos?

AB: Sí, de hecho hay un artículo de Ronald Shakespear para el Instituto sobre la Ciudad Legible. 

Mapa de entorno de la estación Sáenz Peña (línea A)

eeS: Los mapas de entorno e indicadores de combinaciones, si bien son comunes en otras ciudades del mundo, son novedosos en Buenos Aires: ¿consideraron las experiencias de otras ciudades? Habiéndose estrenado ya en la línea B, ¿hacia cuál se extenderá próximamente? ¿Hay algún cronograma definido?

AB: Sí, hay estudios sobre las experiencias en otras partes del mundo, encuestas previas y posteriores en Buenos Aires. En las previsiones del proyecto está la expansión al conjunto de las líneas y, por otra parte, la puesta a disposición de un protocolo que permita que la información pueda ser tomada para un conjunto de situaciones diferentes. En el Instituto existe, además, un intercambio con otras ciudades latinoamericanas, como San Pablo, que tienen necesidades similares. En lo posible, toda la información está disponible en nuestro sitio

Comentarios