La Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña citó a dar explicaciones a los principales funcionarios responsables del funcionamiento de la línea H.

La línea H ya funciona y su cantidad de pasajeros se incrementa día a día, pero no todo ha terminado considerando que la primera línea en 63 años ha originado distintos conflictos. El Cuerpo de Delegados y un grupo de usuarios reclamando su administración a una comisión tripartita entre el Gobierno de la Ciudad, los trabajadores y los usuarios. Sus dos inauguraciones absolutamente políticas, ambas en vísperas de los comicios locales y nacionales respectivamente. Su puesta en marcha con trenes de la década del 30 en pésimas condiciones. Y hasta denuncias penales de un ex directivo de SBASE, Alejandro Franco, alertando por la falta de mantenimiento de dichos coches.

La nueva línea vino mal parida desde el principio y aún no han terminado los problemas. La Legislatura de la Ciudad citó para hoy viernes a los principales responsables del correcto funcionamiento de la línea H: el ministro de Obras Públicas, Juan Pablo Schiavi, y los integrantes del directorio de Subterráneos de Buenos Aires S.E. Lo curioso es que no está citado ninguno de los representantes de la empresa concesionaria Metrovías, que desde mediados de este año ya tiene en sus manos la operación de la nueva línea.

La Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura, presidida por el macrista Jorge San Martino, citó para este mediodía a los funcionarios a fin de que otorguen información precisa sobre la puesta en marcha de la línea y den explicaciones sobre la polémica desatada estos últimos días a raíz de la denuncia penal realizada por Franco, quien argumenta que la línea no puede funcionar cuando “los coches se encuentran con más de 300.000 kilómetros excedidos, y no han tenido el mantenimiento integral correspondiente”. Además, teme que la Ciudad deba encargarse –con dinero de los contribuyentes– de las revisiones y arreglos que le correspondía realizar a Metrovías.

Comentarios