Una falla eléctrica provocó una caída de tensión y problemas con la catenaria rígida. El servicio se sostuvo únicamente con los Mitsubishi. Los CAF 6000, de alto consumo eléctrico, quedaron varados y tuvieron que ser apartados de la línea hasta solucionar el inconveniente. Las demoras comenzaron a la mañana y se mantuvieron, con altibajos, durante el resto de la jornada.

La línea B sufrió demoras este viernes luego de que ocurrieran una serie de fallas eléctricas que generaron grandes complicaciones en el servicio. 

Consultados por este medio, voceros de Metrovías explicaron que el problema comenzó con una caída de tensión de la red de Edesur en horas de la mañana. Una vez solucionado ese inconveniente se generó una afectación que continuó con desperfectos en la catenaria rígida por la que se alimentan las formaciones CAF 6000 adquiridas de segunda mano al Metro de Madrid, de alto consumo eléctrico. Cabe recordar que debido a esta razón están en marcha obras de repotenciación para permitir la circulación de la totalidad de esa flota, parte de la cual no ha sido puesta en servicio a cinco años de haber sido comprada.

La situación obligó a retirar de circulación los CAF 6000 -varios de ellos quedaron varados (ver foto)- con lo que el servicio pudo sostenerse únicamente con los veteranos y escasos Mitsubishi, de menor consumo eléctrico. Cabe recordar que, tras la salida de los CAF 5000 por la crisis del asbesto, los japoneses son los únicos trenes de la B que pueden tomar corriente por el tercer riel.

Durante la mañana y parte de la tarde, técnicos de Metrovías inspeccionaron las instalaciones para detectar la falla y subsanarla cuanto antes. El servicio fue finalmente normalizado recién después de las 15 horas, pero los problemas de funcionamiento volvieron después de las 17.

Comentarios