Crece el apoyo a la construcción de una futura red de subtes en la ciudad de Córdoba. Antecedentes y proyectos presentados.

En los primeros días de diciembre de 2007, el secretario de Transporte y Tránsito de la ciudad de Córdoba se reunió con el entonces secretario de Transporte de la Nación, el cuestionado Ricardo Jaime.  Tras el encuentro, el funcionario municipal informó que se había presentado ante las autoridades nacionales una propuesta privada para construir catorce kilómetros de subterráneos en la capital cordobesa.  En la actualidad, son cada vez más las voces que piden la construcción del subte cordobés, sobre todo a través de las redes sociales.

La propuesta elevada por la empresa Iecsa, habitual contratista del Estado Nacional para las obras públicas, contempla la excavación de dos líneas de subte que crucen la ciudad de este a oeste (línea A) y de norte a sur (línea B).  La primera línea cruzaría la ciudad de oeste a este, por las avenidas Colón-Olmos desde Duarte Quirós, llegando hasta el bulevar Perón, pasaría por debajo del mismo, entraría en la zona del Ferrocarril Mitre, hasta las cercanías de la terminal de ómnibus. Además, la misma traza sigue por debajo del río Suquía, seguiría por 24 de Setiembre para finalmente llegar hasta la avenida Patria.  La segunda (sur-norte) se desarrollaría bajo la línea de Chacabuco-Maipú desde la Ciudad Universitaria, pasaría debajo del río Suquía para seguir hasta el cruce con el trazado del ferrocarril Belgrano, a la altura de la estación en Alta Córdoba. Se ha previsto la construcción de 17 estaciones, once en el ramal oeste-este, y seis en el sur-norte, su separación sería de 500 metros entre cada una. También se ejecutarán trincheras de transición hacia patios y talleres de estacionamiento y mantenimiento del material rodante.  Una variante del proyecto es la que planea construír la línea sur-norte bajo el eje Velez Sarsfield-General Paz.

Proyecto de IECSA (Fuente: diario La Voz del Interior)

 

Según el proyecto, los túneles se harían con una tecnología aún no utilizada para este tipo de obras en el país, pero de amplia trayectoria internacional: la Tunnel-Boring Machine, ó máqina tuneladora.  Se trata de gigantescos taladros circulares con un diámetro de nueve metros que, a medida que avanza, instala paneles prefabricados de hormigón en las paredes del túnel, evitándose el tradicional sistema de inyección de hormigón a alta presión (gunitado) que se usa en Buenos Aires..  Esta tecnología se aplica, por ejemplo, en la expansión del Metro de Madrid y en el soterramiento de la avenida de circunvalación M-30 en la capital española.  En este último caso se usan tuneladores de quince metros de diámetro.  Este sistema, además, es de común utilización en el subte de Londres para la excavación de sus líneas más profundas.  En la ciudad de Buenos Aires, varias veces se quiso utilizarlas para acelerar la expansión de la red de subterráneos porteña, aunque sin éxito.  No obstante, sí se están usando para construir los canales aliviadores de los arroyos que surcan los subsuelos de la capital del país.  Dado que la obra se hará exclusivamente bajo tierra, no se afectará el tránsito en superficie salvo en los puntos de ingreso de maquinaria.  Las formaciones tendrían 20 x 4,5 metros con capacidad para 1020 pasajeros.  El costo total del proyecto se estima en 1000 millones de dólares, a ser financiados por un crédito a treinta años que tomaría el Estado Nacional.

Sin embargo, el Grupo Roggio (propietario de Metrovías, operadora del subte porteño) presentó un proyecto alternativo al de IECSA.  Este contempla el trazado de tres líneas (A, B con dos variantes y C) usando una tecnología similar a la propuesta por IECSA.  Mantiene el trazado de la línea A, pero otorga dos variantes a la línea B (a Ciudad Universitaria y una paralela al sur de la ciudad).  Incluye, también una tercera línea, la C.

 

Propuesta de Roggio (Fuente: La Voz del Interior)

 

Voces a favor

Dentro de los principales impulsores del proyecto se encuentran los actuales funcionarios del área de transportes de la ciudad de Córdoba, además de los representantes locales de IECSA.  Indican que la Ciudad de Buenos Aires inició la construcción del Subte cuando tenía 700.000 habitantes, mientras que Córdoba tiene 1.300.000 en la actualidad.  Remarcan que se trata de un proyecto con “visión de futuro”, ya que sería terminado en cinco años, y que cambiará el esquema de transportes de la ciudad.

También se suma el apoyo ciudadano a la iniciativa a través de las redes sociales.  En Facebook se creó hace poco un grupo llamado “Si al subte cordobés”, que remarca que este medio de transporte es:

  • Sistema 100% ecológico
  • Descomprime el tránsito
  • Mayor eficiencia y velocidad que los colectivos o trolebuses
  • Inversión semejante a varios años de gestión de Córdoba, lo que provocaría un movimiento importante en la economía local.
  • Posible incorporación a un futuro polo multitransporte con el ferrourbano

Voces en contra

La principal oposición al proyecto viene de parte del ex intendente Luis Juez, quien considera que hay gastos más importantes arealizar en la ciudad.  Propone mejorar el sistema actual de transporte ó bien incluir una red de tranvías que cubra la ciudad.  Esta alternativa sería mucho más barata y rápida de construir que el subterráneo.  No sólo se argumentan razones técnicas desde el sector de Juez sino que, en su momento, se denunció que el proyecto “se trata de un negociado del secretario de Transporte y el ministro Julio De Vido con la francesa Alstom”.

Comentarios