enelSubte dialogó con Sebastián Gagin, quien estuvo a cargo del desarrollo de nuevos diagramas que integran a la red de Subte y los ferrocarriles metropolitanos. Se trata de una iniciativa impulsada por la Secretaría de Transporte del GCBA, que pone fin a una época sin mapas unificados del transporte.

Hasta hace poco tiempo atrás obtener información clara sobre los distintos subsistemas que conforman la red de transporte de Buenos Aires y su área metropolitana era una misión prácticamente imposible.

La lógica fragmentaria del ámbito político-administrativo se trasladaba a la información al usuario: así, el Subte creó un mapa que ignoraba los ferrocarriles y los colectivos y los ferrocarriles publicaron diagramas separados por línea y sin un plano oficial de la red ferroviaria. Un alivio para paliar esta escasez de información llegó, hace poco, con la incorporación a la aplicación Google Maps de los servicios de Subte, trenes y colectivos.

Las cosas parecen haber empezado a cambiar en el último tiempo y una iniciativa del gobierno porteño podría, de generalizarse, poner fin a la falta de información precisa y necesaria para los usuarios. enelSubte dialogó con Sebastián Gagin, diseñador que tuvo a cargo la elaboración de estos primeros diagramas integrados oficiales.

enelSubte (eeS): ¿Cómo surgió la idea de armar estos diagramas unificados del transporte en Buenos Aires y su área metropolitana?

Sebastián Gagin (SG): La idea surgió de la Secretaría de Transporte de la Ciudad para impulsar la movilidad intermodal y brindar información útil integrada para que las personas puedan moverse mejor. Se realizó un análisis de los diagramas y mapas actuales de la Ciudad. Por ejemplo, el actual diagrama del Subte, si bien es una pieza excelente, resulta incompleto para algunos usos. En el contexto del ferrocarril, existen diagramas aislados de cada línea, pero no se puede ver la conexión entre todos los medios de transporte. A partir de esto, se comenzó a trabajar en una pieza unificada de transporte público que pudiera dar una visión completa del transporte en Buenos Aires, y responder a una necesidad real de muchos usuarios. El paso lógico siguiente fue expandir el foco y desarrollar una pieza de todo el área metropolitana. El diagrama fue desarrollado por mí dentro del proyecto Ciudad Legible, a cargo de la Secretaría de Transporte.

eeS: ¿Cómo se generó el contacto con la Secretaría de Transporte de la Ciudad?

SG: Ciudad Legible es un proyecto que se enmarca dentro de la Subsecretaría de Movilidad Sustentable y Segura, dirigida por Paula Bisiau, parte de la Secretaría de Transporte de la Ciudad. Está conformado por un equipo de diseñadores (que integro junto con el Estudio Garibaldi) que desde 2013 desarrolla mapas, información gráfica y señalética para el Subte, Metrobús, Ecobici, centros de trasbordo, áreas peatonales y otros usos de transporte y movilidad. El objetivo es mejorar el conocimiento y la experiencia de las personas que se mueven en la Ciudad, fomentar la interconexión de los modos de transporte público e incentivar los movimientos a pie y en bicicleta.

eeS: ¿Dónde está previsto aplicar estos mapas?

SG: Se está evaluando su aplicación en algunas piezas del Subte y también en la recientemente renovada estación Retiro.

eeS: ¿Cómo fue el proceso de diseño de las piezas? ¿Qué criterios priorizaron?

SG: Estas piezas son diagramas simplificados. Es decir que hubo un proceso de abstracción, distorsión y simplificación de las formas, para que pueda ser comprendido rápida e intuitivamente por el usuario. Por ejemplo, para la pieza de la Ciudad se partió del mapa topográfico de la ciudad. Primero se llevó a cabo la abstracción: se tomaron las principales avenidas, las cuales se estandarizaron en ángulos de 0°, 45° y 90°. En paralelo, se realizó cierta distorsión: entre otras cosas, fue necesario agrandar el centro porteño con respecto a los barrios periféricos, para que pudiera comprenderse su gran cantidad de estaciones. Por último, se llevó a cabo un proceso de simplificación: en base a esta grilla se ubicaron los medios de transporte, con la premisa de mantener los trayectos lo más continuo posibles (descartando leves giros o curvas).

Para la pieza del área metropolitana, estos procesos se llevaron aún más al extremo: se quitaron las avenidas y se agregaron las estaciones del conurbano. Por supuesto que se quitó información, pero intentando mantener ciertos ejes clave: la interconexión de los medios de transporte y la ubicación geográfica relativa de los elementos.
En estos casos, fue importante entender que una pieza no puede brindar absolutamente toda la información detallada, sino que cada una cumple su función en su lugar.

eeS: ¿Consideraron las experiencias de otras ciudades con iniciativas similares?

SG: Desde un principio, los diagramas de otras ciudades sirvieron de ejemplo para entender que
tenía sentido hacer uno de Buenos Aires. El desafío fue buscar las características que sirvieran a las necesidades y particularidades de nuestra ciudad, y no simplemente copiar modelos ya existentes.

Comentarios