Pusieron en funcionamiento un servicio entre Kilómetro 12 y Libertad, que absorbe una pequeña porción del ramal Puente Alsina - Aldo Bonzi. Por ese ramal no circulan trenes desde agosto del año pasado y permanece cerrado "hasta nuevo aviso". El riesgo de que la traza se pierda por intrusiones.

El pasado 1° de marzo comenzó a funcionar un nuevo servicio en la línea Belgrano Sur, que discurre entre las estaciones Kilómetro 12 y Libertad.

Esta nueva prestación, de carácter adicional, blanquea la suspensión del servicio Puente Alsina – Aldo Bonzi, que está interrumpido desde el año pasado “hasta nuevo aviso”.

El flamante servicio viene a reemplazar a ese ramal en el corto tramo Kilómetro 12 – Aldo Bonzi (es decir, desde el nodo donde conectan el ramal Haedo – Temperley del Roca con el ramal a González Catán del Belgrano Sur, en cercanías del Mercado Central) y luego se superpone con los trenes a Marinos del Crucero General Belgrano hasta la estación Libertad.

Para esto fue necesario que la estación Kilómetro 12, un precario apeadero, fuera reformada y sus andenes elevados, ya que el ramal a Marinos del Crucero General Belgrano utiliza los cochemotores CNR o bien material convencional “suplementado”. Sus instalaciones fueron visitadas días atrás por el presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Marcelo Orfila (ver foto principal).

Último diagrama vigente.

La sección de Kilómetro 12 a Puente Alsina ha sido desafectada de hecho: por allí no circulan trenes desde el 4 de agosto de 2017. Aunque la suspensión del tráfico ferroviario se venía rumoreando desde varios meses antes, la razón oficial fue un anegamiento de vías en la zona de Puente Alsina, lo que requería una reparación del municipio de Lanús. A los pocos días de la suspensión, llamativamente, el Gobierno había aprobado un decreto que autorizaba al ministro de Transporte a clausurar y levantar ramales ferroviarios que, luego, ante una lluvia de críticas, acabó siendo derogado a los pocos meses. Sin embargo, el tren a Puente Alsina nunca volvió.

Según el último diagrama vigente se ofrecían cinco servicios por sentido en días hábiles, prestados con una pequeña formación compuesta por una locomotora y dos coches remolcados.

Se trata de un ramal de vía simple originalmente construido por la compañía Midland que recorre sectores de urbanización irregular en los partidos de Lanús y Lomas de Zamora, donde se encuentran las estaciones Puente Alsina, Villa Diamante, Villa Caraza, Fiorito, Ingeniero Budge y La Salada.

La traza del ramal tiene cierto potencial en términos de infraestructura, lo que ha sido ponderado por algunos especialistas, como el ing. Luis Mardjetko, quien exploró en una columna publicada por enelSubte la posibilidad de extenderlo a Plaza Constitución y utilizarlo para transporte de cargas, o como Gerardo Gómez Coronado, quien en una columna publicada en Página/12 defendió la idea de potenciarlo con inversiones para que funcione como una alternativa real de transporte.

Uno de los mayores problemas que presenta el ramal es el riesgo de ser intrusado por construcciones que en los últimos años fueron avanzando peligrosamente sobre las vías ante la pasividad de las autoridades. El paso del tren era, acaso, lo único que impedía que las edificaciones se instalaran directamente sobre el ferrocarril. Pero la ya prolongada interrupción del servicio y la incertidumbre acerca de su restablecimiento no hace más que facilitar la tarea de aquellos que desean adueñarse ilegalmente de la traza ferroviaria.

Comentarios