Bajan una tripla de los polémicos trenes a la línea B

Tras la revelación de que no entran, SBASE dispuso el traslado a Rancagua de la única tripla de coches usados del Metro de Madrid que hay en el país. Puede circular por el túnel sin obstáculos puesto que la catenaria no está aún instalada. Sin embargo, por eso mismo no puede funcionar por sus propios medios. Dos explicaciones posibles: publicidad o más pruebas posteriores a la compra.

En medio de la polémica desatada luego de que enelSubte.com revelara que la altura de la catenaria es insuficiente para que entren en la línea B los coches CAF 6000 adquiridos por SBASE al Metro de Madrid, la empresa dispuso el traslado al Taller Rancagua de la única tripla llegó al país hasta el momento. Se trata de una tripla motriz-remolque-motriz compuesta por los coches M-6071/R-6471/M-6072 que está en la Argentina desde el 18 de marzo de este año, aunque recién ahora Subterráneos de Buenos Aires dispuso bajarlos a la línea.

¿Para qué ordenó la empresa estatal el traslado al túnel de tres coches que no pueden desplazarse por sus propios medios?

Dos explicaciones son posibles: una de ellas, un esfuerzo publicitario para intentar disipar los cuestionamientos desplegados a la adquisición de este material rodante de segunda mano, intentando demostrar que los trenes “entran”. Huelga decir que entran, precisamente, porque no está instalada la catenaria aérea rígida que transmitirá corriente a sus motores y que en última instancia, permitirá que el tren circule. En las condiciones actuales sólo pueden ser remolcados.


La primera tripla de CAF6000 llegada al país, ya en el taller Rancagua de la línea B

La otra posibilidad es nada menos que la realización de nuevas pruebas de gálibo, arrastrando a la tripla con otro tren. Esto vuelve a confirmar que SBASE como aseguró en un comunicado de prensa el pasado lunes, al informar que se había colocado una máscara sobre un tren 5000 para simular la altura de un 6000recién ahora está realizando las mediciones que debería haber hecho antes de decidir la compra de los trenes, hace más de un año.

En todo caso, las imágenes que acompañan este informe son elocuentes: la distancia entre el techo de los coches y el techo del taller es tan escasa que obligará a la realización de obras complementarias en ciertos tramos del túnel una vez que se coloque la catenaria rígida para que puedan circular.

La imagen de los coches también permite apreciar otro detalle, más sutil. En la fotografía oficial difundida por el GCBA había sido borrado el logo de Metro de Madrid. Sin embargo, tanto el logo como el esquema madrileño permanecen en los coches, que hasta el momento no habían tenido mayor actividad en el país.


Los mismos coches que hoy están en el Taller Rancagua, pero fotografiados en el puerto de Zárate. Nótese que fue removido digitalmente el logo de Metro de Madrid.

Comentarios