Sólo se registran escasos avances en la obra de colocación de rieles en el tramo nuevo Bolívar-Retiro, mientras se posterga la renovación de vías en el resto de la línea, donde aún hay rieles de 1939 y sectores precaucionados.

Las obras de renovación de vías de la línea E, licitadas hace casi tres años, muestran un muy bajo grado de avance a pesar del precario estado de la enrieladura en la mayoría del recorrido. De acuerdo a fuentes allegadas a la obra, el recambio de la infraestructura de vías se realiza en tres frentes: desde la cola de maniobras de la cabecera Plaza de los Virreyes hasta el nuevo Taller Lacarra -ubicado en superficie-, el tramo en servicio entre Virreyes y Bolívar, y la extensión desde esta última a Retiro.

En el primero de ellos, las vías conectarán la actual cabecera oeste de la línea E con el futuro taller-cochera Lacarra, que se construye en un predio ubicado en la intersección de las avenidas Dellepiane y Lacarra. Allí, Subterráneos de Buenos Aires habría proyectado, a principios de los años 80, construir un taller central que reemplazara al taller Polvorín; sin embargo, la venta de una parte del predio a mediados de la década de 1990 volvió imposible dicho plan puesto que el espacio aún en manos de SBASE no resultaría suficiente para un emprendimiento semejante.  De esta etapa, sólo se trabaja en la obra civil del taller -que corresponde a una licitación previa- y ya se corrigieron errores de construcción que habían sido detectados en el túnel que lo comunicará con la línea E, pero todavía no comenzó la colocación de las vías.

El otro sector de la obra con actividad corresponde a la extensión entre Bolívar y Retiro. Dicho tramo consiste en tres estaciones cuya obra civil y arquitectura fueron encaradas por el Estado nacional hasta que el actual presidente Mauricio Macri transfirió los trabajos a la Ciudad en diciembre pasado. Tras meses de acopio de rieles y durmientes en superficie, ya se instaló aproximadamente el 50 por ciento de las vías aunque aún resta realizar los ajustes finales para que sean aptas para el tránsito de las formaciones. Según fuentes de la obra, será en este sector donde se priorizarán los trabajos a partir de marzo.

En cuanto al tramo Bolívar – Virreyes, hoy en servicio, no hay aún una fecha definida de comienzo de los trabajos. Las vías en este sector presentan diferentes estados conforme al tiempo que llevan instaladas y a la calidad de los materiales empleados oportunamente. El sector más comprometido es el tramo original -entre las estaciones Entre Ríos y el pantalón este de Boedo- dado que posee aún los rieles instalados en 1939 y fabricados en Alemania por la empresa Thyssen-Lametal; día a día, obligan a las formaciones a reducir la velocidad en los cada vez más tramos que cuentan con precauciones de circulación.

11174426_10153308272062728_2637727352424641581_o
Acopio de durmientes biblock en las afueras del Correo Central

Comentarios