Avances en Bolívar – Retiro

Se acercan el fin de los cateos y el comienzo de las excavaciones. Algunas definiciones sobre el resultado del trabajo de los últimos meses.

Sobre la obra de prolongación de la línea E hasta Retiro poco se sabe. Con seguridad podemos afirmar -y esto parece ya moneda corriente- que la obra no se cumplirá en tiempo y forma y la desorganización de la misma es asombrosa.

Los atrasos, producidos por distintos agentes internos y externos, ya han sido importantes. Quizá se deba al hecho de que la obra se ejecuta sin una empresa como S.B.A.S.E. y toda la experiencia que ella ha acumulado en las últimas décadas.

Es la primera vez que la Secretaría de Transportes de la Nación, que ideó las obras y las financia, se decide a afrontar una obra de subterráneos por su cuenta. Por esta razón se vio obligada a licitar desde los estudios de prefactibilidad de obra hasta el monitoreo de las mismas una vez comenzadas.

Para colmo, la aparición de obstáculos de gran magnitud, consecuencia de los cateos hechos por Benito Roggio e Hijos S.A. -la empresa ganadora de la obra-, han generado mayores demoras.

Con todo, a casi un año de haberse iniciado los trabajos previos en la zona, todo apunta a que los verdaderos trabajos de excavación comenzarán muy pronto.

Según averiguaciones realizadas por enelSubte.com, el verdadero comienzo de los trabajos podría ser dentro de 30 días. Asimismo, ya se encuentran definidas algunas cuestiones elementales relacionadas con la obra: desde la ubicación del obrador principal hasta la empresa que monitoreará cada movimiento bajo tierra -tarea cumplida por SBASE en las obras de la ciudad- todo ya ha sido decidido.

El principal obrador de la construcción se ubicará en las puertas de la Reserva Ecológica, lejos de la traza de la línea, para evitar inconvenientes de tránsito. Sin embargo, la lejanía del obrador genera la necesidad de colocar trailers en cada pozo de ataque y en cada estación, que si bien estarán ubicados en las calzadas de las calles laterales a Leandro N. Alem, serán de menor tamaño a los ya conocidos en la Avenida Triunvirato de la línea B.

La empresa encargada de monitorear las obras será una Unión Transitoria de Empresas entre Latino Consult S.A. y Incona S.A.

Sobre la construcción, se ha decido que el ataque al túnel sea realizado mediante el método de rampa, el mismo utilizado en toda la extensión de la línea A y en los tramos A2 y B de la línea H. A través de dicha rampa accederán los camiones y demás maquinaria rodante, algo que no pudo ocurrir en la extensión de la línea B por utilizar el método de montacargas.
Este método irá acompañado con una cantidad total de 8 pozos de ataque para realizar los drenajes correspondiente.

Finalmente, la traza de unas 16 cuadras de túnel será bajo el tipo de túnel simple: dos túneles de una única vía por separado, similar técnica a la utilizada en la sección ST1 -la etapa I- de la extensión de la línea B. De esta forma será más fácil esquivar los importantes obstáculos que generaron y aún generan muchos dolores de cabeza entre el personal a cargo de la obra.
Respecto a este tema, lo optado por las empresas encargadas del análisis de este problema en Retiro habría sido esquivar los dos grandes caños atravesándolos en zig zag, por lo que la obra tendrá su cuota de riesgo al llegar a esa etapa.

Por último, si bien aún no están decididos algunos temas finales de la construcción de la estación Correo Central, la misma será llevada a cabo con el método cut&cover -cortar y cubrir mitad de calzada por vez- siendo esto lo único definido hasta el momento dado el atraso de algunas decisiones del Gobierno Nacional relacionadas con el Proyecto del Bicentenario, cuya sede central será el mismo Correo Central.

Además, a dicha obra se sumaría un túnel subterráneo peatonal entre la Casa Rosada y el Helipuerto ubicado detrás de la misma. Dicho túnel será realizado en la misma área y por la misma empresa encargada de los túneles de extensión de la línea E.

Comentarios