En estos últimos días, los desperfectos e inconvenientes en el subte se han incrementado notoriamente, provocando malestar entre los usuarios.

Hace ya 48 horas que los pasajeros del subterráneo están padeciendo las deficiencias del servicio, a un nivel mayor al habitual. Algo esperable, dados los años de desidia y la considerable falta de inversión por parte de Metrovías y el Estado Nacional en este servicio que cada día es más precario.

Tarde o temprano, los problemas tendrían que hacer eclosión.

Lo que a simple vista parecen sólo demoras y suspensiones del servicio (algo no menor), son en verdad problemas de raíz, en algunos casos de gravedad.

Según las denuncias presentadas por trabajadores del subterráneo -algunas de ellas constatadas por este Fotolog- varias boleterías permanecieron cerradas por no cumplir con las mínimas normas de higiene y seguridad (baños en mal estado o clausurados, falta de agua potable, vestuarios insuficientes). También, en diversas estaciones, la falta de monedas obligó a los trabajadores a abrir los molinetes y dejar pasar gratis a los usuarios, dado que no podían entregar los vueltos correspondientes.

Las malas condiciones de los coches, hecho denunciado reiteradas veces por SBASE (la empresa estatal local de subterráneos, propietaria de la red), por los trabajadores (a través de su Cuerpo de Delegados) y por distintos legisladores de la Ciudad ante la CNRT y la Secretaria de Transporte, impidió que varias formaciones pudieran ser habilitadas para salir a servicio.

A esto se le suma, según declaraciones de los delegados, la salida de servicio de la usina que alimenta la corriente de tracción de la línea “E” por falta de mantenimiento adecuado. Esto ocasiona que la empresa deba reducir la cantidad de formaciones que circulan durante el día y especialmente en la hora pico.

Si bien es cierto que Metrovías y el Estado tienen gran responsabilidad no sólo por los problemas ocurridos ayer y hoy sino también por la mayoría de los inconvenientes que suceden cotidianamente, muchos de ellos denunciados periódicamente por este Fotolog, el conflicto por las mayores demoras en el servicio toman relevancia pública justo en momentos en que Metrovías y sus empleados se encuentran en plena puja salarial.

Es por ello que voceros de la empresa concesionaria responsabilizan a los trabajadores de producir demoras en el servicio como forma de presión para lograr los aumentos salariales que reclaman hace tiempo.

Existen versiones que hablan de un posible convenio entre el Estado Nacional y Metrovías S.A., el cual constaría en llegar a un acuerdo con los trabajadores, donde la empresa se haría cargo de un mínimo porcentaje del aumento, y el resto quedaría a cargo de un nuevo incremento de subsidios por parte del Estado.

Mientras tanto, los principales medios cruzan versiones confusas acerca de lo que ocurre bajo tierra.

“Caótico viernes: Otra vez, los gremios le hacen pagar a los ciudadanos”
Urgente24

“Inconvenientes en el servicio de subtes: Hay demoras en las cinco líneas; versiones cruzadas entre empleados y la empresa”
http://www.lanacion.com.ar/901903

Comentarios