Tres organizaciones se reunieron con Subterráneos de Buenos Aires para presentar ideas para poder continuar con la obra de la estación Plaza Francia a la vez que se conserva el patrimonio histórico del barrio. Mientras tanto, los trabajos están paralizados por orden judicial.

 La Asociación Amigos de la Recoleta, la Junta de Estudios Históricos de Pilar y la Asociación Civil Respeto Urbano se reunieron con directivos de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) para acercarle ideas para poder destrabar la obra de la estación Plaza Francia en Recoleta.  Estos trabajos están parados desde el 9 de marzo luego de que la Justicia hiciera lugar a una medida cautelar tras la remoción de árboles centenarios en la barranca de la plaza Intendente Alvear.

“No queremos que se pare una obra que puede ser muy buena para el barrio por eso buscamos un proyecto alternativo, conservando lo más posible parte natural y histórica pero haciendo posible que siga la obra” explicó Carlos Gutiérrez, presidente de la Asociación Amigos de la Recoleta al diario La Nación.  “Hicimos una consulta a los vecinos, fuimos sacando ideas, porque están entusiasmados con que llegue el Subte -contó Gutiérrez-.  Pero los que tenemos que defender y ver si nos sirve o no somos los que vivimos en el barrio.  La obra es importante, por eso tenemos que buscar un proyecto que no perjudique la parte histórica ni la naturaleza.”

Por su parte la presidenta de la Asociación Civil Respeto Urbano, María Teresa Meitin, indicó que no conviene tener la obra parada “no sólo por el costo económico (que la empresa estimó en unos 170.000 pesos por día) sino porque representa la conectividad Norte-Sur. El tema es que cuando se termine la obra los vecinos podamos tener la barranca, los árboles y el patrimonio histórico como lo teníamos”.

En el amparo presentado por la ONG Basta de Demoler se solicitó que la línea H se construyera por la traza prevista originalmente por la ley 670, aprobada en 2001.  Sin embargo, desde Subterráneos de Buenos Aires afirmaron que dicha traza no es viable por la existencia de caños de agua corriente cuya reubicación sería no sólo costosa sino que podría dejar sin suministro al barrio en caso de que hubiera algún inconveniente en el proceso.  

Comentarios