Aplausos contra las demoras

La línea E registró ayer fuertes demoras de hasta 16 minutos. La estación Bolívar, desbordada de pasajeros en plena hora pico, se convirtió en un concierto de aplausos y gritos que buscaban la normalización del servicio.

A las demoras e interrupciones de la línea D que ya llevan casi 20 días se le sumaron irregularidades en la frecuencia en la línea E en plena hora pico, ayer por la tarde.

Aunque no fueron informadas, la demora entre trenes llegó a ser, en una oportunidad, de 16 minutos. Luego pudo regularizarse, pero de forma parcial dado que las demoras continuaron en los siguientes trenes, los cuales no cumplieron con la frecuencia anunciada de 5 minutos.

Segundos antes de la llegada del primer tren luego de la demora de 16 minutos, el andén de Bolívar colmado completamente de pasajeros, los cuales debieron comenzar a esperar en las cercanías a las escaleras debido al colapso de la estación, comenzaron a aplaudir.

Los aplausos se hicieron masivos y las quejas y gritos formaron parte del episodio que buscaba la llegada del tren en horario.

La estación logró descongestionarse recién luego de la llegada de 4 trenes, todos también a deshora.

Cabe destacar que los pasajeros que intentaban abordar trenes en las siguientes estaciones como Belgrano, o Independencia, lugares también colmados de gente en hora pico, no pudieron abordar ningún tren recién hasta pasados los 5 trenes provenientes de Bolívar.

Algunos pasajeros buscaron respuestas en las boleterías de Bolívar, quienes respondieron no tener registrado ningún inconveniente y, debido a ello, no podían devolver ningún pasaje.

La línea E es la que menos pasajeros transporta después de la línea H, y también la que tiene menor frecuencia. Curiosamente, las líneas E y H tienen la misma frecuencia, las cuales evidentemente no diferencian la longitud y caudal de pasajeros transportados.

Los usuarios consultados en el colapsado andén de Bolívar denuncian que siempre se viaja de la misma forma en hora pico. La frecuencia es baja para las demandas de la mañana y la tarde, y las demoras son cotidianas aunque nunca informadas.

Comentarios