El cuerpo de ex delegados del subterráneo anunció anoche en un Comunicado de Prensa posibles medidas de fuerza por no considerarlos para las negociaciones en las próximas paritarias.

Los ex delegados del subterráneo, autodenominados Metrodelegados, han emitido anoche un Comunicado de Prensa donde informan posibles medidas de fuerza en rechazo a “la negativa de la concesionaria en acceder al diálogo con el nuevo sindicato”. Dado que se aproximan las nuevas paritarias, el gremio aún en gestación dice en el comunicado: “sabiendo que somos los genuinos representantes de los trabajadores del Subte, se ha decidido el estado de alerta y asamblea permanente, y con posibles medidas de fuerza para los próximos días”.

Lo cierto es que Metrovías S.A. no tiene motivos legales por los que convocar a paritarias a una asociación gremial no reconocida legalmente, ni tiene por qué considerar que los afiliados a la AGTSyP sean más “legítimos” que la gran mayoría de trabajadores que sigue perteneciendo a la Unión Tranviarios Automotor (UTA), único sindicato reconocido del sector.

Muchos de los promotores del nuevo gremio son militantes de partidos de izquierda y ex delegados de base de la UTA, que perdieron sus cargos tras las últimas elecciones del sindicato. Entonces desconocieron los resultados y, armados con el sitio web Metrodelegados –nunca dejaron de presentarse como delegados de base–, anunciaron la creación de la AGTSyP.

En septiembre de 2008, argumentan, comenzaron los trámites para su reconocimiento legal presentando una nómina con sus “primeros cincuenta afiliados”. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ha guardado silencio. En febrero realizaron un ruidoso “plebiscito”, ganado aplastantemente por la propuesta de escindirse de la UTA, que fue rechazado por el ministro Tomada e incluso por Mario Ackerman, miembro de la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los Metrodelegados argumentan desde entonces ser los únicos representantes legítimos de los trabajadores y consideran que su gremio no fue reconocido oficialmente por motivos políticos. La UTA argumenta que los únicos representantes de los trabajadores son los delegados regularmente electos, el mismo cargo que antes ocuparon los hoy dirigentes de la AGTSyP. En todo este tiempo el Subte fue escenario de varias disputas sindicales, algunas físicas y otras verbales.

Comentarios