Según la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad las antenas ubicadas en túneles y estaciones de la red no representan riesgos para los pasajeros.

La Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño comprobó por primera vez la potencia de 69 sitios de antenas de telefonía celular ubicados en las seis líneas de subterráneos de la Ciudad.

Un comunicado del gobierno porteño indicó hoy que las empresas prestadoras del servicio de telefonía debieron presentar los estudios de impacto ambiental de las antenas y cumplir así con la Ley 123.

Se informó que “por tratarse de antenas de baja frecuencia, las mediciones realizadas en subterráneos, en los momentos de mayor actividad, arrojaron un máximo de 62 microwatts/cm2, es decir de 3 por ciento del valor máximo tolerable, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Se añadió que “en promedio, los valores máximos medidos en todas las estaciones fueron de 13,8 microwatts/cm2, es decir, el 0,7 por ciento del valor permitido” y que “de estos resultados se desprende que no resultan dañinas para los pasajeros que utilizan el servicio”.

Al respecto, se recordó que “durante 2008, la Agencia intimó a la empresa Metrovías a presentar los estudios de impacto ambiental de las antenas de telefonía celular emplazadas en las estaciones de subte” y que “este procedimiento se cumplimentó durante el primer trimestre de 2009”.

 

Notas relacionadas
Las antenas de celulares, eje del debate
Acuerdo por celulares

Comentarios