Alertan por una nueva metodología delictiva: mujeres manosean hombres para distraerlos y sustraerles sus pertenencias. Operan con un cómplice y se las conoce como "toquetonas" o "bulteras".

La situación fue descripta en detalle por un damnificado, sin embargo viene ocurriendo desde hace tiempo en los subtes porteños, con bandas femeninas de “pungas” que popularmente son denominadas “bulteras” o “toquetonas”, ya que implementan una modalidad de abordaje para robar que consiste en acercarse a pasajeros varones, tocarle los genitales y de ese modo distraer su atención, mientras una cómplice se apodera de sus pertenencias.

De acuerdo a lo relatado por un pasajero identificado como Ricardo L., el pasado viernes 23 de mayo, alrededor de las 13, viajaba en el subte de la línea H cuando fue víctima de la flamante modalidad. “Me volvieron a robar en el subte, pero esta vez con una modalidad que me parece es nueva. Estaba lleno de gente. Me ubico detrás de una mujer”, comenzó su relato, a través de una carta, el damnificado.

“Luego de una estación, cuando vuelve a arrancar, siento que la ‘dama’ toca mis partes pudendas distrayendo mi atención. Tenía mi billetera, afortunadamente, en mi bolso que lo sostenía con la mano izquierda y mi mano derecha en el pasamanos”, explicó Ricardo.

Pero el relato continuó con más detalles. “En la siguiente estación la mujer (más o menos de 50 años) caminó rápido hacia la salida del vagón junto a otras personas sin dirigirme la mirada. Ahí es cuando me di cuenta que pasó otra cosa. Me faltaba el dinero que tenía en el bolsillo derecho del pantalón. No era mucho y no tenía documentos, pero pensé que hacen cualquier cosa con tal de sacar plata a los demás”, cerró Ricardo la historia de su experiencia con las “pungas bulteras”.

A finales del año pasado, una investigación realizada por la organización de usuarios llamada “Pungas en el Subte”, que alerta en redes sociales sobre el accionar de las bandas delictivas, calculó que en las seis líneas de subterráneos de la ciudad se desempeñaban unos 400 pungas. De hecho, los denunciantes realizan ‘escraches’ con las fotografías o videos de los sujetos, muchas veces cuando llevan a cabo los ilícitos. 

Los usuarios se encargan de difundir las caras de los delincuentes, marcar zonas y detallar las modalidades. Asimismo, desde la cuenta de Twitter difunden hechos o denuncias de particulares. “Facultad de Medicina. Línea D tipo 18-19, cuando cierra la puerta punguean celulares por la ventana, antes que arranque”, denunció un usuario ayer. “Tu celular es de fácil reventa para un punga, ni te cuento tu tablet. Cuidalos. Mientras vos lo usás alguien te está mirando”, aconsejan en la cuenta.

por Diario Popular

Comentarios