A tres años de declarar al Subte como "servicio público esencial" ante un paro, ahora el Gobierno nacional se contradice y critica el proyecto de ley del PRO que utilizaría la misma herramienta para minimizar el impacto de las huelgas.

En noviembre del año 2009, una huelga de 24 horas amenazaba el servicio subterráneo, en medio de fuertes conflictos entre el sindicato de los Metrodelegados y el Gobierno nacional, en épocas donde el traspaso del Subte estaba lejos de ser el tema del día.

El gremio que conduce Roberto Pianelli y el Gobierno nacional no gozaban de buenas relaciones por aquel entonces, como sí ocurre en tiempos donde el conflicto del traspaso ha gestado un nuevo enemigo que parece ser Mauricio Macri, mientras circulan fotos por Internet de Roberto Pianelli y la presidente Cristina Fernández, algo no imaginado hace tan solo tres años atrás.

El 9 de noviembre de 2009 la AGTSyP anunciaba un paro, y el Gobierno nacional salió a declarar al Subte como “servicio público esencial”; medida que obligaba a la concesionaria y a los gremios a prestar servicios mínimos tanto en hora pico como en hora no pico.

La medida fue dispuesta, por aquel entonces, mediante una resolución de los ministerios de Trabajo y de Planificación Federal que establecía esa determinación para las 24 horas de duración del paro, y ese servicio mínimo había sido aprobado también por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

Hoy, tres años después, la misma cartera de Trabajo que conduce Carlos Tomada, critica públicamente la medida de “servicio esencial” que pretende incorporar la nueva ley de traspaso que el Gobierno de Mauricio Macri envió a la Legislatura y planea aprobar en los próximos días.

Este inciso permitiría garantizar servicios mínimos ante huelgas como la de noviembre de 2009, donde el mismo Carlos Tomada, momentos después de firmar dicha resolución, declaró ante los medios: “hemos tomado todas las medidas necesarias para brindar un servicio de acceso gratuito bajo un cronograma de emergencia”.

 

Tiempos de acuerdo

En 2009, cuando el Gobierno nacional declaró “servicio público esencial” al Subte, ante una serie de paros que los Metrodelegados realizaban contra Metrovías y la Nación, el PRO apoyó la intención de Carlos Tomada de declarar al Subte como “servicio básico esencial” y aseguró que esa fuerza política ya había presentado un proyecto similar a principios del año 2009 en la Legislatura porteña.

El presidente de ese bloque en la Legislatura de la Ciudad, Oscar Moscariello, consideró en ese entonces que “es bueno que el Gobierno nacional tome como base e idea y pueda dar fuerza a un proyecto que fue presentado por el PRO el 21 de mayo de 2009”.

En este sentido, Moscariello aseguró que el proyecto fue presentado con el objetivo de “tratar la problemática que afecta a millones de personas cuando se discuten las cuestiones salariales y sindicales en el transporte público de pasajeros”.

Comentarios