La Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) difundió un comunicado en el que establece que la paralización del servicio ocurrida el 1 de marzo fue "un lock out patronal". También denuncian la falta de seguridad y de mantenimiento del Subte y concluyen en que estas acciones constituyen "una nueva maniobra de Metrovias para forzar otro aumento"

“El jueves 1 de marzo, los trabajadores y usuarios del subte sufrimos una nueva agresión de parte de la concesionaria, Metrovias, al permitir, que, libremente grupos de personas que nada tenían que ver con los trabajadores, se adueñaran de todas las instalaciones impidiendo el libre acceso de nuestros representados para cumplir funciones y por lo tanto no dejando brindar el servicio.  Queremos volver a poner de manifiesto lo que planteamos en el momento que se concreto ese verdadero Lock out patronal en acuerdo con el Gobierno de la Ciudad, y que desde hace años venimos sosteniendo: la seguridad en todo el ámbito del Subte no está garantizada por parte de Metrovias”, dice el comunicado al comienzo.

Respecto a la seguridad, los delegados advierten que las formaciones del Subte son antigüas y que la empresa no les hace el mantenimiento correspondiente, agravado por “la compra de repuestos de inferior calidad a la necesaria”.  También se refieren a los robos que sufren pasajeros y trabajadores en la red: “Metrovias tampoco hace nada por impedir que día tras día hordas de punguistas se aprovechen del hacinamiento con que los usuarios viajan para robarlos, a pesar de tenerlos identificados por medio del sistema de cámaras que se encuentran en todas las estaciones.  Y en ocasiones cuando algún compañero guarda o conductor intenta bajarlos, son agredidos por estos mismos ladrones.  Nuevamente, trabajadores y usuarios son víctimas”.

En cuanto al aumento de 127% en la tarifa del Subte dispuesto por Mauricio Macri, el sindicato sostiene que “castiga al bolsillo de los trabajadores que son quienes usan el Subte para llegar a sus trabajos y como denunciamos oportunamente, solo iba a servir para aumentar las ya de por sí, jugosas ganancias del Grupo Roggio.  Ahora la Empresa invoca problemas económicos y por ello atrasa el pago de nuestros salarios”.   En ese sentido, exigen a Metrovías que abone los sueldos en la misma fecha en la que lo hizo siempre (el 2 de cada mes) y que negocie “las condiciones salariales y de trabajo con nuestro Sindicato, evitando generar situaciones de conflicto para buscar más subsidios”.

 

 

Comentarios