SBASE y la concesionaria llevaban días intercambiando borradores, como anticipó este medio. Al filo del plazo legal, finalmente se habría llegado a un difícil acuerdo, según informó SBASE. Metrovías, por el momento, se excusó de hacer comentarios.

La ley 4472, por la que la Legislatura aceptó en diciembre la vuelta a la Ciudad del control de las cinco líneas históricas de subterráneas, estableció en su artículo 9 un plazo de 60 días corridos prorrogables por otros 30 para negociar con Metrovías un nuevo contrato de concesión por un plazo inicial máximo de dos años.

A tan solo cuatro días del vencimiento del plazo prorrogado, finalmente Metrovías y el Gobierno de la Ciudad celebraron un acuerdo que extiende la operación de Metrovías por otros dos años. Luego, el asunto deberá pasar por la Legislatura. La concesionaria quedará en una situación similar a la UGOMS o la UGOFE, limitada a las funciones de operación.

Durante los últimos días, feriados mediante, la empresa y el GCBA cruzaron diversos borradores de contrato en medio de un frenesí por el apuro y las presiones por ambas partes para ceder ciertas cuestiones. Sin embargo, esta mañana el acuerdo recibió las firmas de ambas partes. De esta forma, el contrato original prorrogado hasta el 2017 por Eduardo Duhalde durante su presidencia, ahora se reduce hasta el 2015 con este nuevo contrato.

En declaraciones al matutino La Nación, el presidente de SBASE Juan Pablo Piccardo se atribuyó la victoria de quitarle a Metrovías la explotación de los negocios colaterales, los cuales pasaron a la órbita porteña. Sin embargo, esto está previsto en la ley 4472 de traspaso del Subte aprobada en diciembre pasado.

Los negocios colaterales conforman los ingresos por alquileres y publicidades, como también los peajes por utilizar los túneles de la red de Subte como medio para el tendido de cables de empresas de comunicaciones. Desde el primero de enero de este año se inició un proceso de transición en el cual la concesionaria Metrovías se ponía de acuerdo con Subterráneos de Buenos Aires para la transferencia de los colaterales.

Comentarios