Para diciembre se espera unir dos pozos de obra de la cochera, cuyos primeros 300 metros estarían listos para fines de julio. La subestación registra altos niveles de avance en la mampostería del techo, por lo que el tramo II podría entrar en servicio para las fechas prometidas por SBASE.

Las obras de extensión de la línea B marchan a toda velocidad, según informaron a enelSubte.com fuentes que se desempeñan en los obradores ubicados en Villa Urquiza.  La presión que ejerce el Gobierno porteño sobre la constructora Benito Roggio es realmente intensa, ya que pretende inaugurar la extensión en octubre del año próximo en plena campaña electoral por la Presidencia de la Nación.

En la cochera es donde se registra el más febril ritmo de actividad, que incluso se extiende a los fines de semanas suscitando quejas de los vecinos por el nivel de ruido que provocan las maquinarias y camiones necesarios para la excavación.  Para mediados de diciembre, la contratista espera unir los dos pozos de obra cercanos a la estación Villa Urquiza, uno de ellos es el que tiene la rampa sobre la calle Capdevilla mientras que el otro posee un pórtico sobre la avenida Triunvirato.  Se colocarán dos cerchas (conjuntos de varillas encadenadas que se colocan en forma transversal en la bóveda y solera del túnel) por día, por lo que se estima poder cumplir con los plazos establecidos. 

Una vez que ambos pozos de ataque estén unidos, comenzará el hormigonado definitivo de la solera.  Los primeros 100 metros de la cochera deben estar listos para mayo de 2011, los segundos 100 metros para junio y los restantes 100 para fines de julio.  Así, Roggio estaría entregando los primeros 300 metros de cochera en condiciones operativas para fines de julio de 2011, tal como lo estipula el pliego de obra.  De esta manera, el tramo II ya tendría uno de sus principales pilares para poder operar.

El segundo pilar es la subestación rectificadora, ubicada en la esquina de Triunvirato y Monroe.  Su recinto registra altos niveles de avance: en estos momentos se está finalizando con la construcción de la mampostería, por lo que en poco tiempo estará en condiciones de recibir el equipamiento eléctrico necesario para poder alimentar las estaciones Echeverría, Juan Manuel de Rosas (x Villa Urquiza) y la cochera.

Mientras se terminan estos trabajos, se desarrollan en las estaciones las últimas tareas necesarias para dejarlas operativas.  En ese sentido, durante diciembre se instalarán las escaleras mecánicas correspondientes y se efectuarán las últimas tareas de alistamiento para su puesta en servicio.  En lo que hace a los túneles, las obras de vías se encuentran en su etapa final: durante la visita de enelSubte.com en agosto, faltaba aún colocar las capas finales de balasto en algunos sectores, mientras que todavía no se había procedido a la alineación y bateo de los rieles.  Estas labores serán realizadas durante el verano.

 

Comentarios