Aclaraciones sobre una encuesta adulterada

El viernes una gran cantidad de votos coordinados desde un mismo rango de IP buscó alterar el resultado de la encuesta sobre el proyecto de llevar la línea H a la Villa 31. El desbalance fue corregido el sábado, pero el legislador Gentili acusa a este medio de aquello de lo que fue víctima. Algunas precisiones.

El pasado jueves 7 de febrero enelSubte actualizó la tradicional encuesta a sus lectores, preguntando en esta ocasión por el proyecto del legislador Rafael Gentili de desviar la línea H para que llegue a Retiro por debajo de la Villa 31.

En su primer día, la encuesta desarrolló una fuerte tendencia a favor del “no”, en especial en la respuesta que indica preferencia por completar la traza bajo Libertador, tal como está previsto en la ley. Los porcentajes, a ojo de buen cubero, se repartían en 20% para el “sí”, 20% para la negativa por no considerar a la Villa 31 zona apta y 60% por lo anteriormente mencionado.

Sin embargo, en la tarde del viernes se ingresó en forma sistemática una cantidad inusitada de votos a favor del “sí” que desvirtuó completamente el resultado de la consulta a los lectores, llevando el teórico apoyo a la propuesta de Gentili por encima del 70%. Ante lo extraño del cambio se procedió a consultar los registros del servidor, comprobándose que todos estos votos habían sido computados desde direcciones IP del mismo rango. Es decir, hubo una intención y organización para adulterar la encuesta.

Ante esa situación, el sábado se procedió a neutralizar el resultado del fraude para restaurar los porcentajes anteriores al ingreso automatizado de votos falsos.

Sin embargo, en el día de hoy domingo el legislador Gentili a través de su cuenta personal de Twitter atacó reiteradamente a este medio acusándolo de ser supuestamente el “principal opositor” a su propuesta, llamándolo “trucho” y mencionando una presunta adulteración de la encuesta para desfavorecer su iniciativa.

Llama la atención que el legislador Gentili siguiera con tanto interés una encuesta en un medio digital, que como se sabe no cuenta de cualquier manera con rigor estadístico. Tampoco se contactó Gentili con este medio para conocer lo ocurrido por la encuesta, a pesar de que parecía mirarla de cerca. Ni reparó en que este mismo medio le hizo una entrevista meses atrás en ocasión de presentar su proyecto, actitud extraña para un medio “trucho” que es supuestamente su “principal opositor”.

Esperamos que estas líneas aclaren a los lectores lo ocurrido con la encuesta, que fue víctima de un sabotaje para incrementar exponencialmente el apoyo al “sí”. Desconocemos, por el momento, a quién o a qué se debió aquello. En cuanto al legislador Gentili, tenga en cuenta que una encuesta web no definirá la opinión de la ciudadanía ni guarda relación con los argumentos técnicos que pueda dar el ingeniero Nazar Anchorena en relación al proyecto, cuya trayectoria, compromiso y probidad está por otro lado fuera de cualquier discusión posible.

Comentarios