Los trabajos se ejecutaron en un récord de 9 horas y demandaron el esfuerzo de 1500 trabajadores ayudados por siete trenes de obra y 23 excavadoras.

Alrededor de 1500 obreros chinos unieron tres líneas ferroviarias en una nueva estación en en la ciudad de Longyan, en el sudoeste de China, en un tiempo de 9 horas de trabajo y con la ayuda de siete trenes de obra y de 23 excavadoras.

La proeza, que recorrió el mundo, fue lograda gracias a una estricta planificación y articulación de las diferentes tareas que implicó conectar tres ferrocarriles principales, el Ganlong, el Ganruilong y el Zhanglong, con uno nuevo, el Nanlong, en la ciudad de Longyan, lo que permitirá a dicha región contar con un acceso rápido a la zona central del país.

Zhan Daosong, subdirector del China Tiesiju Civil Engineering Group, el principal constructor de ferrocarriles del país, dijo que “la razón detrás de la velocidad de los trabajadores era que se habían ordenado en siete unidades. Al dividirse en grupos separados, pudieron concentrarse y completar diferentes tareas al mismo tiempo”.

 

Comentarios